jueves, 18 de mayo de 2017

Autoestima, Virginia Satir

Yo soy yo.
En todo el mundo, no hay otro que sea igual a mi.
Hay personas que tienen partes semejantes a las mías, pero nadie es exactamente como yo. Por tanto, todo lo que provenga de mí es auténticamente mío, porque yo así lo he decidido.
Soy dueño de todo lo que hay en mí: mi cuerpo, incluyendo todo lo que hace; mi mente, incluyendo todos sus pensamientos e ideas; mis ojos, incluyendo las imágenes que contemplan; mis sentimientos, cualesquiera que sean: ira, alegría, frustración, amor, desencanto, emoción; mi boca, y todas las palabras que salgan de ella: amables, dulces o ásperas, correctas o incorrectas; mi voz, fuerte o suave; y todos mis actos, ya sean dirigidos a otros o a mí mismo.
Soy dueño de mis fantasías, mis sueños, esperanzas y temores.
Soy dueño de todos mis triunfos y éxitos, de todos mis fracasos y errores.
Como soy dueño de todo lo que hay en mí, puedo conocerme íntimamente. Al hacerlo, puedo amar y ser amistoso conmigo en todas mis partes. Así, puedo hacer posible que todo mi ser trabaje en beneficio de mis intereses.
Reconozco que hay aspectos en mí que me intrigan, y que hay otros aspectos que desconozco. Pero mientras sea amistoso y amoroso conmigo, puedo buscar con valor y esperanza las soluciones a estas interrogantes y los medios para descubir más sobre mí.
Como quiera que parezca y suene, cualquier cosa que diga y haga, y cualquier cosa que piense y sienta en un momento determinado, seré yo. Esto es auténtico y representa lo que soy en ese momento.
Cuando más tarde analice cómo parecía o sonaba, lo que dije e hice, y cómo pensé y sentí, algunas partes podrían paecer inadecuadas. Puedo desechar aquello que no sea adecuado, y conservar lo que sí lo sea, e inventar algo nuevo para lo que haya descartado.
Puedo ver, escuchar, sentir, pensar, decir y hacer. Tengo los medios para sobrevivir, para estar unido a los demás, para ser productivo y encontrar sentido y orden en el mundo de las personas y cosas que están fuera de mí.
Me pertenezco y, por tanto, puedo construirme.
Yo soy yo y estoy bien.

Virginia Satir
Nuevas relaciones humanas en el núcleo familiar

pp. 42-43 

lunes, 15 de mayo de 2017

Aprender = Actuar. Felicidades Maestros

- Aprender no es sólo tener información. Aprender es expandir nuestra capacidad de acción efectiva.
Incrementar nuestra competencia para poder operar en un determinado dominio que antes desconocía. Es incorporar habilidades que hagan posible acceder a resultados u objetivos que antes estaban fuera de mis posibilidades. El gran desafío es aprender a aprender. Enseñar el oficio de aprender es ir más allá de transmitir información.
El aprendizaje requiere la voluntad y la acción de movernos de una zona que arbitrariamente llamamos confort (donde operamos automáticamente, sin mucha conciencia), a otra que llamaremos de expansión (requiere una declaración humilde de no saber y una voluntad de aprender), cuidando no pasar a una zona que llamamos de pánico (donde es imposible aprender debido al miedo al error y la vergüenza. Se sugiere crear contextos de aprendizaje con respeto, humildad, confianza, amor).
- El coaching es un proceso de aprendizaje donde el coacheado transforma el tipo de observador que es, abriéndose a nuevas posibilidades de acción. Es un proceso donde se acortan distancias que llamamos brecha de aprendizaje.

Coaching. El arte de soplar brasas

pp. 34-39 

domingo, 30 de abril de 2017

Análisis Transaccional en la Pareja

El matrimonio es la más complicada de todas las relaciones humanas.
Pocas alianzas pueden conducir a emociones tan extremadas o pueden pasar tan rápidamente de las manifestaciones de máxima felicidad a la fría acusación legal de crueldad  mental.
Si nos detenemos a pensar en la masa de datos arcaicos que cada uno de los dos cónyuges aporta al matrimonio a través de las contribuciones continuas de su P y su N respectivos, comprenderemos fácilmente la necesidad de que ambos posean un A emancipado, como condición indispensable para que esa relación funcione. Y sin embargo, la mayoría de los matrimonios son efectuados por el N, que concibe el amor como algo que siente y no como algo que hacemos nosotros mismos, y que entiende la felicidad como algo detrás de lo cual se corre y no como un producto secundario que se obtiene cuando se trabaja en la felicidad del otro y no en la propia. El N aparece con sus sentimientos arcaicos de no estar bien y contaminan al adulto de los cónyuges que se atacan uno contra otro.

En el Análisis Transaccional el consejero explora las semejanzas y diferencias en lo que se encuentra grabado en P-A-N de los futuros contrayentes.

Las relaciones de muchos matrimonios constituyen una complicada mezcla de juegos en los cuales aparecen el resentimiento y la amargura acumulados...(140) Cada uno de los dos cónyuges debe estar dispuesto a reconocer su complicidad en las dificultades del matrimonio (141)

el P y el N de cada cónyuge pueden conducir a una gran divergencia. la convergencia sólo es posible a través del A (145).
____

Yo estoy bien, tú estás bien

pp. 131-133, 140-145 

jueves, 20 de abril de 2017

6 tipos de transacciones

Hemos podido establecer seis tipos de experiencia que incluyen todas las conciliaciones o transacciones. Estos son:
+ Ausencia. Aunque no es propiamente una conciliación con otra persona, puede producirse, sin embargo, dentro de un marco social, cuando se "ausentan" mentalmente aunque compartan un espacio físico.
+ Rituales. El tiempo se emplea de común acuerdo. El ritual permite que las personas pasen tiempo sin acercarse unas a otras. Los rituales como las ausencias pueden mantenernos aparte.
+ Actividades. El tiempo se estructura con un proyecto exterior. Pueden resultar satisfactorias en sí mismas o en el logro de elogios. Mientras dura la actividad no hay necesidad de relacionarse íntimamente con otra persona. Puede hacerse pero no es necesario.
+ Pasatiempos. Son una manera de llenar nuestro ocio. Existencialmente, es una manera de mantener a distancia la culpabilidad, la desesperación o la intimidad
+ Juegos. No implica necesariamente diversión ni siquiera placer. Los juegos son una serie de conciliaciones complementarias, con una motivación oculta; una serie de movimientos con una trampa o "truco". Todo juego es esencialmente deshonesto y el resultado tiene una calidad dramática; a diferencia de los anteriores. Todos los juegos tienen su origen en el sencillo juego infantil: "El mío es mejor que el tuyo", que tiene por finalidad conseguir un alivio momentáneo de la pesada carga de la posición Yo estoy mal.
Los juegos son una manera de emplear el tiempo para las personas que no pueden soportar la privación de caricias y les hace imposible llegar a la intimidad.
+ Intimidad. Existe independiente de los cinco primeros modos. Se basa en la aceptación por parte de las dos personas de la posición yo estoy bien - tú estás bien. Descansa en un amor que "acepta", donde las defensas no son necesarias. Es una relación a cargo del adulto de las dos personas. La intimidad se opone a los juegos debido a sus objetivos.
____
"Los juegos que juega la gente", Eric Berne

Yo estoy bien, tú estás bien

pp. 119-129 

domingo, 9 de abril de 2017

Trabajo con el amor/afecto/cuidado

- El amor es más complejo que otras emociones básicas y puede incluir patrones de emociones, congniciones e impulsos.
- El amor, en forma general, es la emoción que nos conecta a otras personas.
- El amor es, en gran medida, la experiencia de entusiasmo y alegría en la interacción o implicación con los demás. Supone deleitarse en la persona a la que uno ama y encontrar plenitud y placer al estar en contacto con el otro.
Al hacer contacto con otro nos volvemos, no sólo más completos e integrados, sino que también nos expandimos, incorporando aspectos del otro en sí-mismo, desarrollando nuevas habilidades, actitudes y recursos, así como una mayor capacidad de sobrevivir y crecer. Experienciamos al ser amado como una fuente de satisfacción de importantes necesidades psicológicas.

Amor apasionado.- Está lleno de entusiasmo y anhelo, al mismo tiempo que está cargado de ansiedad, desesperación, soledad y miedo intenso. Implica un intenso anhelo de conexión o unión con la persona amada y, con frecuencia, culmina en alegría y plenitud.

Amor compasivo.- Es menos intenso que el apasionado pero implica compromiso e intimidad.


El amor se puede ver como una forma de vínculo adulto, enraizado en las experiencias de vínculo de la infancia; por lo tanto, está sujeto a los mismos procesos que se dan en los vínculos infantiles, incluyendo la ansiedad por la separación y la pérdida. La experiencia de un vínculo parece ser, entonces, una experiencia fundamental en humanos y primates; además, el deseo de intimidad y de conexión es un aspecto de la interdependencia humana madura. En un vínculo adulto seguro, las personas están mutuamente accesibles emocionalmente y son sensibles a las necesidades del otro.

Tendencia de acción

La emoción del amor implica la tendencia de acción de establecer alguna forma de contacto con la persona amada, así como una disposición a evaluara al otro positivamente, otorgándole profunda importancia para el bienestar.
En el amor romántico, la tendencia es una necesidad apremiante de intimidad y afecto físico con la persona amada, que incluye preocupación, calidez, ternura y contacto sexual. Hay un fuerte deseo de tocar y ser tocado.
En el amor platónico o la simpatía existe un deseo de intimidad social y personal y, aunque no es sexual, también supone interés, calidez y preocupación por el otro.

Problemas

- La dependencia, hasta el punto de que la persona se siente incapaz de sobrevivir sin el otro, o problemas de amor unilateral o no correspondido.
- La reciprocidad que deteriora la capacidad de experienciar el amor de otra persona, como ocurre con la frialdad y cuando uno se centra en uno mismo de modo extremo.
- Trastornos en torno al vínculo, inseguridad básica y ansiedades de separación.
- El enganche, la rabia, el aislamiento, la indiferencia y la dependencia patológica.
- El miedo a la intimidad.
- La agorafobia

Perspectiva terapéutica general

- La meta, como con las demás emociones, es acceder a la fortaleza adaptativa asociada con la emoción primaria.
- Acceder al amor hacia otra persona forma, con frecuencia, parte de la resolución de temas interpersonales en terapia, como son los asuntos inconclusos con un padre o cónyuge.
- Los estados problemáticos en terapia relacionados con el amor generalmente son el resultado de otros temas emocionales no resueltos, que impiden que éste se experiencie.

Trabajar con las emociones en psicoterapia

pp. 352-359