miércoles, 25 de julio de 2007

Autodisciplina y hedonismo miope

Seguramente que te habrás dado cuenta cómo la ley del menor esfuerzo está presente en la vida de los seres humanos e incluso en los seres inferiores. Pareciera que hasta la pudiéramos considerar una ley natural: si dos conductas producen idéntico resultado, el organismo tiende a emitir la conducta que requiere menor esfuerzo. Este principio da lugar a un error de pensamiento propio de un "hedonismo miope", a saber: es más fácil evitar las dificultades y responsabilidades de la vida que enfrentarlas. Esta ley del menor esfuerzo resulta engañosa y lo que parece igualmente fácil a corto plazo, muchas veces termina produciendo resultados absolutamente distintos a mediano y largo plazo. Con el tiempo desubrimos que los resultados aparentemente idénticos no lo son. Podemos mencionar múltiples ejemplos de esto: es más fácil ir al cine que ponerse a estudiar; parece más fácil sucumbir al helado de chocolate que resistir la tentación; usar el auto para un viaje corto que salir caminando...¿Por qué es un error esta idea del menor esfuerzo?
- Los seres humanos, a diferencia de los animales inferiores, tenemos la capacidad de pensar, de descubrir leyes en los fenómenos, hacer proyectos, forjarnos metas desarrollar nuestras potencialidades y avanzar hacia nuestra autorrealización. Por eso podemos darnos cuenta que el camino más fácil no siempre considera las consecuencias a largo plazo de una decisión. Si caigo a la tentación del helado o la inmovilidad, me haré más obeso a mediano y a largo plazo con las consecuencias que eso significa para mi salud...El camino más fácil hace la vida más difícil.
- La elección del camino fácil nos impide alcanzar satisfacciones mayores: si soy despilfarrado en mis gastos, no tendré las satisfacciones propias de la autodisciplina: la casa, el auto, un tiempo libre...
- Rehuir el camino difícil asegura una continua ansiedad, con secuelas de remordimiento y culpa. No hacer las tareas escolares, no pagar impuestos a instituciones privadas o públicas puede generanos temor a reprobar, de recibir cobros, citatorios o embargos...Estas omisiones también aumentan la tendencia a condenarnos, debilitan la autoestima y la confianza en uno mismo, fortalecen el sentimiento de indefensión y disminuyen la noción de autoeficacia.
- Rehuir el camino difícil significa conformarse con resultados pobres, con satisfacciones menores y de corta duración. Leer un cómic es más fácil que leer el Quijote de la Mancha. Sí, pero si sucumbimos a lo fácil nos estaremos privando de placeres infinitamente más altos y duraderos.
- En el mundo, las cosas que valen la pena no se consiguen fácilmente. Es una pena, pero es la realidad, y así seguirá siendo. Si insiste en que el mundo debería ser más blando con usted y que no debería ser como es, está confundiendo la realidad con el deseo. Ese es el primero y más grande error, origen de otros. En eso consiste la inmadurez emocional.
- Muchas veces exageramos las dificultades de la vida con nuestra visión magnificadora de la realidad: "¡Ah, que terrible obstáculo!". Mientras más tormentas hacemos en el vaso de agua, más nos asustamos, menos nos exponemos...y menos logramos.
- Mientras más magnificamos la realidad, más sentimientos de indefensión generamos: "No soportaría el rechazo, el esfuerzo, la dificultad..." ¿Eso significa que no soportaremos la vida sin las satisfacciones inmediatas que desamos?, ¿aceptaremos la vida gris, mediocre, que llevamos en vez de luchar por lo que queremos? Este es el corazón podrido de la neurosis ante una privación o una frustración: "Tengo que disfrutar siempre", "Es terrible privarme del placer, "No soporto el sufrimiento", "No puedo esperar", "Maldita sea la prohibición".Otra forma de magnificación de la realidad es la predicción catastrófica: "¿para qué hago estas cosas si no me producen satisfacción?". Predecir resultados negativos es efectivo para mantenerse en la inmovilidad y la parálisis.
- La elección del camino fácil generalmente oculta un fuerte temor de fracasar y ser desaprobado. Predecir fracasos es jugar al adivino y casarse con su hipótesis.
- Caer en el camino fácil puede llevar a la gente a realizar actos antiéticos, antisociales o francamente psicopáticos. No es otro el origen de la mentira, el engaño, el fraude, la violación, el robo...Las características criminales comienzan con actos de poca importancia y poco a poco van avanzado por el camino fácil que suele desembocar en la cárcel.
Ahora se puede ver la gran relación que existe entre la falta de autodisciplina y la baja tolerancia a la frustración, y por lo tanto, con un bajo nivel de madurez humana. La falta de autodisciplina también está relacionada con la depresión. Mientras más autodisciplinado se es, menor resulta la tendencia a la depresión. Mientras menos capacidad de autodisciplina se tiene, mayor la tendencia a deprimirse. El sujeto deprimido deja de hacer cosas, permite que se caigan sus conductas de autocuidado, su actividad social, laboral, académica, etc. Un paciente deprimido comienza a romper el círculo depresivo cuando, aun sin ganas de hacerlo, se disciplina y realiza las conductas antidepresivas que lo sacarán de la espiral.
¿Sus consentidores padres lo hicieron indisciplinado resolviéndole todas las dificultades? Qué lástima. Tanto amor fue veneno. Pero recuerde que después de los ocho años usted comenzó a pensar por su cuenta...Ahora tiene la edad sufiiente para dejar de culpar a su pasado por su déficit de autodisciplina. Le hará muy bien responsabilizarse de sus actos y reconocer que sólo usted es quien evita el camino difícil y con eso sabotea sus metas.El hedonismo miope nos hace creer que la felicidad máxima es posible con un esfuerzo mínimo o nulo.¿Por qué desarrollar la capacidad de autodisciplinarnos?La autodisciplina tiene que ver con todos los aspectos de nuestra vida (salud física, armonía familiar, académica, laboral, soial, civil, psicológica, artística y espiritual), con la formación de hábitos, con la llegada a la autorralización por vía corta. La autodisciplina nos aproxima a nuestras metas. Nos da satisfacciones y alegrías profundas.
¿Ahora qué sigue? Buscar un hedonismo sabio.
Piense lo siguiente:
- Algunos refranes, por ejemplo: "Al que madruga, Dios lo ayuda", "Al mal paso, darle prisa", "El que no arriesga, no pasa la mar", "No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy".
- Toda tarea complicada está compuesta de tareas sencillas. Las más hermosas catedrales están compuestas de ladrillos y piedras. Las grandes obras literarias están hechas de palabras, versos, estrofas, páginas, capítulos...Recuérdelo y avance poco a poco. "Todo camino de mil kilómetros comienza con el primer paso".
- El talento sin autodisciplina sirve de muy poco. Disciplina requirió Miguel Ángel para pintar la Capilla Sixtina...
- La conducta creadora consiste en enfrentar las dificultades y las adversidades de la vida: enfrentar, confrontar, encararse, arrostrar, desafiar, aceptar retos, resistir, dar la cara, "entrarle al toro". Por el contrario, las conductas neuróticas de evitación y escape: evadir, huir, posponer, atrasar, postergar, desistir, "sacarle al bulto", nos convierten en inválidos.
- Sin duda encontrará etapas difíciles, cansadas, aburridas, en la ruta hacia sus metas más apreciadas. ¿No concuerdan con sus deseos? Que pena. Así es y punto. No haga tormentas en vasos con agua, ¿que gana?
- No se meta zancadillas ni se haga trampas a usted mismo.
- Contra la inercia, la acción, el compromiso, la absorción vital en los tres géneros de actividad creadora más satisfactorios para los seres humanos: amar, crear, filosofar.
Algunas técnicas para el desarrollo de la autodisciplina.
1.- Primero la conducta, luego el reforzador.
2.- Establezca prioridades y limite sus objetivos.
3.- Desarrolle una actitud científica ante sus creencias irracionales.
4.- La inercia es acumulativa. La autodisciplina se practica diario.
5.- Rodearnos de modelos de autodisciplina.
6.- Monitoree sus actividades y su duración.
7.- Aprenda a posponer la tentación.
8.- Desafíe sus pretextos y destiérrelos.
9.- Registre sus éxitos. No hay éxitos pequeños, todos son importantes.
10.- Mientras más cosas haga (con ganas o sin ellas) más recompensas encontrará en el ambiente. La motivación no siempre va antes de la acción, sino, muchas veces, después de ella.
11.- ¡Haga las cosas de una vez! No pierda energía en dándole vueltas al asunto.
Cfr. Bartolomé, Efraín, Educación emocional en veinte lecciones, pp. 206-210. 216-226

2 comentarios:

  1. madre mia...cuanta gilipollez...siempre con el rollo del gurú que educa a los demas...ojala la gestalt emergente se cargue tanta sandez de gilipolleces

    ResponderEliminar
  2. Hola Marc. Por tu comentario entiendo que te resultó desagradable, molesto o incómodo el contenido de esta nota. Estos movimientos internos, a los que comúnmente llamamos sensaciones, pueden ser buenos caminos para que consideres esa gestalt emergente que comentas. Parece que "el rollo del gurú que educa a los demás" es una figura no aceptable, o es quizá el asunto de la autodisciplina...
    Todo puede servir para tomar consciencia y para resolver una "gestalt emergente": una basura que leíste llena de "gilipolleces" como tú dices, puede ser un buen motivo para hacer tu propio discurso, ¿no crees?.
    Bueno, agradezco la sinceridad de tu nota.
    Espero que sigas leyendo mi blog y encuentres algo más apropiado a tu gusto.

    ResponderEliminar