martes, 31 de julio de 2007

Tu trabajo tiene un propósito superior

Un mercader decidió llevar un cargamento de sal al mercado y puso bultos de sal sobre su asno y se encaminó hacia el pueblo. El sendero pasaba por un barranco resbaladizo, y al llegar allí el asno se tropezó y cayó al riachuelo de abajo. El agua derritió la sal aliviando a la bestia de su carga. El mercader volvió frustrado a su casa y puso otro cargamento de sal sobre el asno."Estoy harto de llevar cosas a todas partes, sobre todo estos bultos de sal", pensó el asno. "Si sigo cayendo al agua, podré librarme de esos cargamentos". La segunda vez que el asno se acercó al barranco, dio un paso en falso a propósito y se fue rodando. El mercader se dio cuenta de la maña del asno y en el siguiente viaje cargó al animal con esponjas. Cuando el asno cayó a la corriente, se sorprendió al verse luchando con una carga que ahora pesaba más del doble.

- Era obvio que el asno ignoraba la importancia de su trabajo. La sal tenía un gran significado en tiempos antiguos. Se usaba para la protección de los infantes y el pago de los soldados encargados de mantener la paz en el imperio.
- ¿Qué hace usted para ganarse la vida? ¿Considera que su trabajo no es más que un empleo o lo considera más como una misión? ¿Sólo le dedica tiempo mientras espera que algo mejor toque su puerta?
- El trabajo siempre ha sido más que una transacción económica, es un acto moral con un propósito superior.
- Cada trabajador puede tener el poder de un propósito superior, sin importar qué puesto ocupe en la pirámide organizacional.
- "Inspire a los trabajadores ayudándoles a entender que su trabajo tiene un propósito superior"
- "La gente quiere trabajar por una causa, no sólo para ganarse la vida"

Cfr. Esopo, lecciones de negocio poderosas, pp. 9-11

No hay comentarios:

Publicar un comentario