viernes, 17 de agosto de 2007

Afectividad en la escuela

"Hoy los empleados buscan mucho más que un sueldo. Esperan que se les trate como seres humanos. Esto suena obvio, pero muchos directivos todavía no se han dado cuenta"...Muchos padres, muchos adultos y muchos profesores, tampoco.
Mitchell Thall
"El que el niño o la niña se sienta atendido, satisfecho y estimulado influye decisivamente en la construcción de su tejido nervioso, enriquece sus arborizaciones dendríticas, creando mayor contingente de sinapsis o, contrariamente, frustrando su desarrollo neuronalsináptico si son deficientemente atendidos"
Acarín
La buena relación humana potencia el aprendizaje. Si falla la relación entre el educador o educadora y el grupo, se resiente o se malogra todo el proceso.
Watzlawick dice que en toda comunicación hay un componente de contenido y un componente de relación. Si falla este último, el primero no alcanzará nunca su máxima efectividad. Cuando esto ocurre en la educación, puede ser que el alumno aprenda la asignatura, pero habrá perdido una oportunidad de crecer como persona...Hoy en día la relación humana es lo más genuino que puede ofrecer la educación en la era de la tecnología, y para que sea realmente formativa hay que tener en cuenta los mecanismos afectivoemocionales que intervienen en el proceso de aprendizaje. Para educar ya no basta con conocer una materia y ser capaz de enseñarla bien. Es preciso comprender y saber gestionar además la vida emocional del grupo.
Tanto la vida como la educación debemos orientarla siempre hacia la afectividad y desde la afectividad. Para que un niño o un adulto tenga ganas de progresar en el conocimiento de sus propios sentimientos y de crecer como persona, tiene que saber que esos sentimientos y él mismo importan a alguien.
Bach, Eva y Darder, Pere. Des-edúcate, Paidós, México, 2005, pp. 83-87

No hay comentarios:

Publicar un comentario