sábado, 11 de agosto de 2007

Alineación con las metas

ORO EN LA ENEMISTAD
Pedro Santamaría y Ángel Serralde no son amigos, pero lograron en el trinquete el segundo oro para México.

Aun con la ausencia de afecto se puede brillar. Y es que Pedro Santamaría y Ángel “Chato” Serralde apenas cruzan palabras. No se pueden llamar amigos y, sin embargo, juntos se convirtieron en Campeones Mundiales del trinquete mano parejas.
“¡Vamos, “Chato!” Fue una de las pocas frases que, en toda su vida, Santamaría le ha dicho a Serralde. Sorprendía verlos en la misma cancha, en el mismo equipo y uno animando al otro. Con todo, triunfaron en el Campeonato Mundial de Pelota Vasca por 40-31 ante los franceses Christophe Belascain y Oliver Harocarene.
“Lo más importante es que ganamos, es que con el enemigo fui Campeón, sí es extraño, pero bonito. Ojalá se mejore la relación, sigamos adelante y nos preparemos para el próximo mundial”, comentó Serralde después del partido, mientras sentía calambres en las piernas.
“Con Serralde juego toda la vida en contra, por nuestro nivel. Quizá hoy es así y las cosas volverán a ser normales mañana, pero hoy era mi compañero, jugué para él y él para mi, porque con egoísmos no ganas”, dijo el veterano Santamaría, quien refrendó el título.
“No nos hablamos, hay una rivalidad muy fuerte y se acrecentó desde el 2002. No nos llevamos bien, no nos hablamos, pero esto es por México, eso es lo que importa”, dijo Serralde.
Diario Record, domingo 1 de octubre del 2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario