domingo, 26 de agosto de 2007

Modelo de Cambio PNL

Entre muchos terapeutas está difundida la creencia de que, para cambiar, uno tiene que retroceder hacia ciertas experiencias negativas, profundamente arraigadas, y vivirlas otra vez...Según dicen los terapeutas, la única manera de establecer contacto con este proceso es volver a experimentar aquellos hechos y aquellos sinsabores, para tratar de librarse de todo de una vez...
La cuestión es: ¿no podrían obtenerse los mismos resultados con menos dolor para el paciente y en menos tiempo? La respuesta es sí...En realidad, una vez se entienden los fundamentos básicos de cómo funciona el cerebro, uno puede convertirse en su propio terapeuta y consejero psicológico. La terapia queda superada desde el momento en que uno puede cambiar cualquier sensación, emoción o comportamiento propios en cuestión de instantes.
Los seres humanos guardamos las experiencias como una sinfonola guarda los discos...podemos apretar el botón requerido. Basta reprogramar la sinfonola. No es necesario volver a pasar por las vivencias dolorosas para cambiar nuestro estado. Lo que hemos de hacer es cambiar la representación interna negativa por otra positiva.
La PNL contempla la estructura, no el contenido de la experiencia humana. "Lo ocurrido nos importa un rábano. Lo que sí nos importa, y mucho, es CÓMO HA CONSTRUIDO USTED EN SU MENTE LO QUE OCURRIÓ.
"Yo no les pregunto ¿por qué está usted...? (lo estaría regresando a su situación).
A mi me interesa saber "¿cómo lo hace?" (en su mente y en su cuerpo). Entonces pregunto: "Si yo estuviera en su piel, ¿cómo haría para sentirme...? ¿qué imaginaría?, ¿qué me diría a mi mismo y qué tono emplearía para decirlo?"
(Cfr. Sistemas de representación sensorial)
Recordando: Hay dos maneras de cambiar el estado de las personas, y por tanto su conducta: cambiando su fisiología o cambiando las representaciones internas.
¿Cómo cambiar nuestra manera de representarnos las cosas?
1.- Cambiando lo que nos representamos. Ejemplo: peor / mejor, no /sí
2.- Cambiando cómo lo representamos, es decir las submodalidades. Ejemplo: tamaño, color, sonido, etc.
Las submodalidades vienen a ser como las dosis exactas de los ingredientes.
Una distinción importante es la que estriba en saber si la imagen es disociada o asociada.

"No sabemos lo que es la vida, sino sólo lo que representa la vida para nosotros".
"Puede usted optar por dirigir conscientemente su propio cerebro, por implantar sugestiones que le convenga".
Robbins, Anthony. Poder sin límites, pp. 94-109

No hay comentarios:

Publicar un comentario