domingo, 2 de septiembre de 2007

Hay otras realidades

En el oscuro fondo de un pozo vivía una sociedad de renacuajos.
Sufrían mucho, pues nunca habían salido de allí, ni se imaginaban lo que existía fuera de aquel lugar.
Un día una golondrina bajó del cielo azul, y les habló a los renacuajos de todo ese mundo de sol, de flores y de amor que había fuera del pozo.
El renacuajo jefe comentó:
- ¿Han oído ustedes? el mundo del que nos habló la golondrina es el paraíso, al que irán todos, todos los renacuajdos que se porten bien y cumplan con sus deberes aquí en el fondo del pozo.
Algunos renacuajos tomaban al pie de la letra las palabras de la golondrina, y protestaron contra el jefe, croando con todas sus fuerzas.
Entonces se levató un renacuajo viejo y sabio, y sugirió:
- La golondrina no nos habló de ningún otro mundo, sino de este pozo oscuro en que estamos viviendo; mejorando la luz, la ventilación, la comida, este fondo de pozo se convertirá en el mundo descrito por la golondrina.
De todos modos, algunos renacuajos siguieron convencidos de que fuera del pozo había realmente un mundo más hermoso; y trataron de acallar al viejo sabio croando más y más fuerte.
No dejaron de protestar ni siquiera cuando el fondo del pozo se hizo más confortable gracias a las mejoras realizadas.
Algunos les dijeron:
- Ya está bien; cállense; sus gritos salen sobrando.
Los inconformes siguieron croando aun ante amenazas de muerte.
Finalmente algunos cobraron valor.
Saltaron fuera del pozo, y descubrieron el mundo maravilloso hecho de sol, de luna, de astros, de flores y de amor, del cual les había hablado la golondrina.
"Nadie puede imaginar lo que Dios tiene preparado para aquellos que lo aman" (1 Cor 2,9; Jn 1,18; 6,62)
Zanuso, Hermenegildo. Cuéntame un cuento, Buena Prensa, A.C., México 2001, pp. 72-73

No hay comentarios:

Publicar un comentario