sábado, 8 de septiembre de 2007

Los orígenes de la vida, ADN

Ahora sabemos que el universo tiene aproximadamente 14,000 millones de años. El descubrimiento de la radioactividad y la descomposición natural de ciertos isótopos químicos ofreció un medio elegante y preciso de determinar la edad de varias piedras en la Tierra.
La Tierra tiene una edad de 4,550 millones de años. Las piedras más viejas que han sido fechadas en la superficie actual de la Tierra tienen aproximadamente 4,000 millones de años, pero casi setenta meteoritos y un número de piedras lunares han sido fechadas en 4,500 millones de años.
Toda la evidenia actualmente disponible sugiere que la Tierra era muy inhóspita durante sus primeros 500 millones de años. El planeta estaba constantemente bajo el devastador ataque de asterorides y meteoritos gigantes, uno de los cuales de hecho desprendió a la Luna de la Tierra. No es sorprendente, por lo tanto, que las piedras de hace 4,000 millones de años o más no muestren evidencia alguna de formas de vida. Sólo 150 millones de años después, sin embargo, se encuentran múltiples formas de vida microbiana. Presumiblemente, esos organismos unicelulares eran capaces de almacenar información, quizá usando ADN y eran autorreplicantes y capaces de evolucionar hacia muchos tipos diferentes.
Esencialmente, la biosfera consistía de una gran número de células minúsculas independientes, pero que interactuaban extensamente entre sí. Si un organismo en particular desarrollaba una proteína o una serie de proteínas, eso proporcionaba una cierta ventaja y esas nuevas características podrían ser rápidamente adquiridas por sus vecinos. Quizá en ese sentido, la evolución temprana era más una actividad comunal que individual.¿Pero cómo surgieron los organismos autorreplicantes en primer lugar? No lo sabemos. Ninguna hipótesis actual se acerca a explicar cómo en el espacio de apenas 150 millones de años, el ambiente prebiótico que había en Tierra dio lugar a la vida. El ADN, con su columna vertebral de azúcar fosfatada y sus bases orgánicas, intricadamente organizadas, perfectamente colocadas una arriba de la otra, y en pares en cada uno de los peldaños de la doble hélice, parece una molécula totalmente improbable de haber surgido "por casualidad", especialmente porque el ADN parece no poseer un medio intrínseco de copiarse a sí mismo.
Dada la incapacidad de la ciencia, hasta la fecha, para explicar la profunda cuestión de los orígenes de la vida, algunos teístas han identificado la aparición del ARN y el ADN como una posible oportunidad para la acción creativa divina. Esta sería una hipótesis atractiva, dado que ningún científico serio actualmente afirmaría que existe una explicación naturalista de origen de la vida. Pero sería un supuesto sujeto a un descubrimiento posterior de la ciencia, por lo tanto, los creyentes deben ser precavidos al invocar a un "Dios de los vacíos".
Existen buenas razones para creer en Dios, incluyendo los principios matemáticos y el orden de la creación. Son razones positivas basadas en conocimientos, en vez de supuestos por ausencia de conocimientos.
La evidencia actual sugiere que el planeta permaneció estéril hasta hace casi 400 millones de años, momento en que las plantas aparecieron en tierra firme, derivadas de formas de vida acuáticas. Apenas 30 millones de años después, los animales también ascendieron a la tierra.Hace casi 230 millones de años los dinosaurios dominaban la Tierra. Su reinado llegó a un fin repentino y catastrófico hace aprosimadamente 65 millones de años, en el momento del impacto de un gran asteroide con la Tierra que cayó cercano a lo que hoy conocemos como la península de Yucatán. En todo el mundo se ha identificado una fina ceniza levantada por la horrenda colisión, y los caastróficos cambios climáticos que ocurrieron por esta intensa cantidad de polvo en la atmósfera aparentemente fueron demasiado para la dominante especie de los dinosaurios, lo que llevó a su extinción y el subsecuente surgimiento de los mamíferos.
El primer espécimen que reconocemos como Homo Sapiens data de hae unos 195,000 años. Desarrollos de otras ramas de homínidos parecen haber encontrado callejones sin salida: los neandertales que existieron en Europa hasta hace 30,000 años, y los recién descubiertos "hobbits", personas pequeñas con pequeños cerebros que vivieron en la isla de Flores de Indonesia hasta que se extinguieron, hace apenas 13,000 años.Virtualmente todos los hallazgos son consistentes con el concepto de un árbol de vida de organismos relacionados. Existe buena evidencia de formas transicionales de reptiles a aves y de aves a mamíferos.
La visión de Darwin fue notable en ese momento porque no tenía una base física. Llevó un siglo de trabajo descubrir cómo se podrían dar modificaciones en el libro de la vida para comodar la idea de Darwin de "una descendencia con modificaciones".
Gregor Mendel fue el primero en demostrar que la herencia podría venir en pequeños paquetes de información. Mediante meticulosos experimentos con pantas de chícharo en el jardín de su monasterio, concluyó que los factores hereditarios implicados en la apriencia lisa o rugosa de los chícharos eran controlados por reglas matemáticas. Él no sabía lo que era un gen, pero sus observaciones sugerían que debía existir algo como los genes.
Hasta la primera mitad del siglo XX nadie había sido capaz de deducir la base química de la herencia. Los investigadores asumían que los rasgos hereditarios se debían transmitir en las proteínas, ya que estas aparecían en las moléculas más diversas de las cosas vivas.
Fue hasta 1944 que se demostró que el ADN, y no una proteína, era capaz de transmitir las características hereditarias. Aunque la existencia del ADN se había conocido durante casi cien años, se condieraba material de relleno nuclear, sin algún interés.
La estructura del ADN se descubrió en 1953, se describe como una doble hélice, una escalera torcida, y que transporta información determinada por una serie de compuestos químicos formando los peldaños.
"Déjenme tratar de explicar lo elegante que en realidad es la molécula del ADN.La columna exterior está hecha de un monótono listón de fosfatos y azúcar, pero lo interesante está en el interior. Los peldaños de la escalera están formados por combinaciones de compuestos químicos, llamados "bases". Llamémoslos A, C, G y T. Cada una de estas bases químicas tiene una forma en particular.Ahora imaginemos que de estas cuatro formas, la forma A sólo puede entrar perfectamente en un peldaño de la esclaera al lado de una forma T, y la forma G sólo puede caber al lado de la forma C. Estos filamentos son "pares básicos". Entonces podemos imaginar la molécula de ADN como una esclaera torcida, con cada peldaño formado por un par básico. Existen cuatro posibles peldaños: A-T, T-A, C-G Y G-C. Si una sola de estas bases se daña en cualquier filamento, se puede reparar fácilmente por referencia a otro filamento: el único reemplazo posible de una T, por ejemplo, es otra T. Si dividimos todos los pares a la mitad, cortando la escalera en el centro de cada peldaño, cada media escalera contiene toda la información necesaria para reconstruir una copia completa del original.
La información del ADN que forma un gen específico es copiada en una molécula mensajera de ARN de un solo filamento, algo como una media escalera con sus peldaños colgando de un lado. La media escalera se mueve del núcleo de la célula (el almacén de la información) al citoplasma (una compleja mezcla de proteínas, lípidos y carbohidratos) en donde entre en una elegante fábrica de proteínas llamada ribosoma. Un equipo de sofisticados traductores lee las bases que salen de la media escalera flotante del ARN para convertir la información de esta molécula en una proteína específica formada por aminoácidos. Tres "peldaños" de información de ARN forman un aminoácido. Son las proteínas que hacen el trabajo de la célula y le dan su integridad estructural".
Existen 64 posibles combinaciones de tres letras A, C, T Y G, pero sólo existen 21 aminoácidos. Esto quiere decir que debe haber una redundancia integada; por ejemplo, GAA en los códigos de ADN y ARN forman el aminoácido llamado ácido glutámico, pero también lo es GAG.
Las investigaciones en muchos organismos, desde las bacterias hasta los seres humanos, han revelado que este "código genético", mediante el cual la información que está en el ADN y el ARN se traduce en proteínas, es universal en todos los organismos conocidos. GAG significa ácido glutámico en las semillas de mostaza, el cocodrilo y tu tía Gertrudris.
Para un creyente que previamente ha aceptado el argumento del diseño como prueba irrefutable del papel de Dios en la vida, puede quedar perturbado al leer este artículo.
No tema, todavía queda mucho misterio. Muchas personas, científicos insignes ente ellos, siguen pensando que la mano creativa y guiadora de Dios aún está en operación. "Yo no tengo la menor desilusión por estos descubrimientos sobre la naturaleza de la vida, por el contrario, ¡Qué maravilosa y compleja resulta la vida!
La evolución, como mecanismo, puede y debe ser verdad. Pero eso no dice nada sobre la naturaleza de su autor. Quienes creen en Dios, tienen razones para estar más asombrados, no menos.
Collins, Francis S. El lenguaje de Dios, pp. 90-107

No hay comentarios:

Publicar un comentario