domingo, 11 de noviembre de 2007

Enfermedad psicológica

Superficialmente podemos definir la enfermedad psicológica como una respuesta inadecuada a la necesidad.
Las principales necesidades son: el amor y la ternura (amar y ser amado), la seguridad, la libertad, la sensación de ser útil para algo o para alguien, la afirmación, la autonomía.
Estas necesidades se transforman en sus correspondientes sentimientos y sensaciones. Por ejemplo: cuando yo me siento obligado (sentimiento) a hacer algo, me veo agredido en mi deseos de libertad y tengo una sensación de opresión en el pecho.
Sentir las propias necesidades parece algo fundamental en Gestalt. Nos remontamos con frecuencia a la sensación, al sentimiento, a la necesidad, como punto de partida para comprender mejor las resistencias que se oponen a la satisfacción de las necesidades.
Cuando de una forma habitual, no se satisfacen necesidades importantes, se producen perturbaciones psíquicas, que a la larga, se manifiestan en alteraciones físicas. La mayoría de las necesidades insatisfechas tienen su origen en una relación incorrecta con alguna persona determinada.
Las necesidades
1 Amar y ser amado.- Es la necesidad a la que normalmente se le concede más importancia. Abarca campos muy extensos: necesidad del amor de Dios, del prójimo, amor paterno, amor sexual; necesidad de ser estimado y querido, necesidad de recibir o dar ternura...Es esencial, desde el nacimiento, ser deseado, recibir cariño, caricias. En la adolescencia, las necesidades sexuales deben atenerse a las limitaciones impuestas por la sociedad. Los adultos sufren con frecuencia soledad y falta de amor. En el matrimonio se busca satisfacer la necesidad de amar y se amado, al mismo tiempo. "Distingo tres etapas en la evolución de la sexualidad y del matrimonio:
- Búsqueda.- desde la pubertad hasta los veinte o veinticinco años. Tras el descubirmiento del autoplacer y la tendencia homosexual, llega la heterosexualidad.
- Fusión o simbiosis.- Coincide con la llegada del matrimonio. El interés se centra en el otro. Se quiere hacer todo juntos. Este periodo se extiende hasta los cuarenta o cincuenta años y abarca el tiempo dedicado al crecimiento de los hijos.
- Autonomía.- La tendencia a la unión amorosa disminuye y se atenúa hasta desaparecer de lo cotidiano. Es una época de replanteamientos: ¿fidelidad?, ¿nuevos proyectos?Se le ha llamado la segunda adolescencia pero no como una vuelta al pasado, sino de una nueva dirección hacia una mayor autonomía en la vida sexual, como cuando a los veinte se separaba de los padres. Ahora lo primero no es la pareja..."
2 Necesidad de sentirse útil a alguien o para algo.- Es una necesidad más satisfecha que la anterior; la madre con los hijos, el trabajador, etc. Y al mismo tiempo sufren más esta insatisfacción los que han vivido más para otros que para su propia persona.
3 Necesidad de realización y autonomía.- Generalmente estos dos no logran su satisfacción.
4 Necesidad de seguridad.- Es la necesidad de sentirse protegido (hambre, frío, empleo, vivienda, seguridad social).
5 Necesidad de libertad.- La considero opuesta a la anterior. Muchos se creen libres y, en realidad, soportan una esclavitud de la que no se pueden dar cuenta. Satisfacer esta necesidad es algo arduo y difícil. El "¿qué dirán?" no es siempre una limitación exterior, sino es más frecuente que sea interior: "¿qué diré yo?"
Moreau, A. op. cit. pp. 147-148, 156-163

No hay comentarios:

Publicar un comentario