martes, 26 de febrero de 2008

Relación maestro-discípulo

"La relación más grande de todas es la del maestro con el discípulo. No se puede entender a Jesús sin este tipo de relación.
Algo muy diferente es la relación entre psiquiatra y paciente. Es una relación enferma, patológica; porque el paciente no busca la salud...sólo librarse de su enfermedad; su actitud es totalmente negativa. El psiquiatra lo ayudará a ajustarse de nuevo a la sociedad "enferma". El psiquiatra mismo no está sano...Incluso Freud, Jung, Adler están totalmente enfermos...El paciente no puede ser discípulo, porque no acude para aprender.Sólo te conviertes en discípulo el día en que estás preparado para vencer el miedo de autoconocerte y exponerte todo a ti mismo.
El maestro es una partera que te ayudará a renacer.
Un discípulo tiene que confiar totalmente...mostrarse abierto y vulnerable; es una parte indispensable del aprendizaje.
La clave de la relación con el maestro no es la lucha, sino rendirse, entregarse. Y en el mundo es al contrario (luchar, desobedecer, rebelarse). La ciencia, que crece por la duda y el escepticismo ha colaborado a esto".
Osho, La Semilla de mostaza, pp. 10-12, 15-17

No hay comentarios:

Publicar un comentario