jueves, 29 de mayo de 2008

Un ladrón en el cielo

Érase un ladrón que ya era muy viejo y no podía hacer su trabajo de manera que se moría de hambre. Un hombre rico lo supo y mandó que le llevaran comida. Sucedió que los dos murieron al mismo tiempo en un gran desastre natural; cuando llegaron a la corte celestial el hombre rico fue juzgado y condenado por numerosas faltas de manera que se le mandó al infierno. Al llegar allí apareció un ángel diciendo que la sentencia había sido revisada y se le mandó directamente al cielo. El ladrón a quién había ayudado había robado las lista de sus fechorías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario