viernes, 13 de junio de 2008

Conflictos y polaridades

- El conflicto puede ser saludable y creativo o confluente e improductivo.- El conflicto improductivo se da cuando yo no me comprendo a mí mismo y acuso a usted de algo de lo cual yo soy culpable, e involucra al menos dos formas de defensa, la represión y la proyección.- El conflicto saludable se da cuando dos personas integradas, que se conocen y se saben distintas, tienen un desacuerdo sobre un verdadero problema para ambos. Si se maneja con habilidad tiene por efecto crear buenos sentimientos entre las personas, equivale a una propuesta de ganar-ganar.- El conflicto intrapsíquico permite a la persona sentir su diferencia interna y la posibilidad de integrar todas las respuestas comprendidas entre los polos. Sobre esa variedad la persona es capaz de volverse flexible a una variedad de situaciones. En cambio, las respuestas polares son estrechas.La promesa creativa del conflicto radica en su potencial de aprendizaje.
La realidad interior posee las polaridades yosintónicas, o aceptables por el sí mismo consciente, y las yodistónicas, o inaceptables por el sí mismo. A menudo, el autoconcepto excluye, por dolorosa, la consciencia de las fuerzas polares internas.
En teoría, la persona saludable constituye un circulo completo, que posee miles de polaridades integradas y entrelazadas, que se fusionan todas entre sí.La persona saludable conoce la mayoría de las polaridades que contiene, incluso aquellos pensamientos o sentimientos que la sociedad reprueba, y es capaz de aceptarse tal cual es.La persona saludable puede poseer puntos oscuros en la consciencia. Tal vez no los apruebe pero acepta su existencia.
En la conciencia de una persona perturbada hay grandes vacíos. Tiene una visión rígida y estereotipada de sí misma y no logra aceptar muchas de sus partes. Niega sus polaridades negativas y las proyecta en otros. Tomar conciencia de esas polaridades negativas la torna ansiosa.
El conflicto intrapersonal supone choques entre las propias polaridades oscuras y luminosas (a semejanza de las dos caras de la luna)Un aspecto de la polaridad negativa es la conciencia o super yo (irrazonable, rígida, intransigente).Otra forma de entender el conflicto intrapersonal es hablar de la parte sádica y la parte masoquista. Sucede como si hubiera dos personas en una.
Una manera de abordar un conflicto de este orden consiste en separar claramente esas "dos" personas. Cuanto más trabajan las dos partes, mayor conciencia adquiere el cliente de la dinámica de ellas, mayor conocimiento de sus zonas misteriosas y más saludable se torna.Esta es la finalidad de la terapia: eliminar lo misterioso.
- Mi teoría de las polaridades sostiene que cuando un lado de la polaridad se estira, también se estira el otro lado, en algún punto, casi automáticamente. Tal es el fenómeno "alrededor del mundo". Debo eneñarme a invadir aquella parte de mí mismo que no apruebo.Para crecer como persona y tener con los otros experiencias de conflicto productivo, tengo que estirar mi autoconcepto.Cuanto más ampliamente me conozco a mí mismo, más confortable me siento.Se podría pensar que al aceptar la polaridad negativa se correría el riesgo de quedarse allí; sin embargo, el efecto del estiramiento del autoconcepto radica en que el polo positivo se reafirma.
- El conficto interpersonal se deriva a menudo del conflicto intrapersonal. Esto sucede cuando un individuo reprime su conciencia de alguna zona de su propio ser y luego la proyecta sobre otro: es más fácil ver lo malo de otro que lo propio. (La paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio)."La lucha con uno mismo se libra a solas y provoca ansiedad. Menos doloroso resulta atacar una parte de uno mismo acusando a otro de ser así, sobre todo si la acusación no se formula abiertamente".
Creo que en el proceso de enamorarse intervienen el reconocimiento de las propias polaridades. A menudo nos enamoramos de aquella persona que representa las polaridades oscuras de nosotros mismos, lo que parece que habíamos perdido. El lenguaje del amor lo dice: "Es una parte de mí misma. No estoy completa sin él. Con él mi siento completa".
Son bonitas palabras pero encierran un problema. Se elige pareja en base a las deficiencias personales y ¿qué pasa con el resto de la persona? (sus propias zonas desconocidas).
"A menudo marido y mujer se comparten las polaridades y cada uno llena una polaridad "vacía" u "oscura" en el otro. En consecuencia, se necesitan dos personas para formar a una persna completa".
El conflicto surge cuando una de las partes ataca en la otra aquella polaridad que en ella misma está a oscuras, trae problemas o permanece ignorada.
Las polaridades que se proyectan pueden ser oscuras, desconocidas y perturbadoras (yodistónicas), o bien oscuras, desconocidas y sustentadoras (yosintónicas).
Según mi teoría sobre la forma en que estas dos personas podrían constituir un matrimonio sólido, sería necesario que conocieran en sí mismos todas las cosas que admiran, adora, aprecian y gustan de su pareja.
Lo que así llegaría a constituirse no consistiría en dos círculos de polaridades superpuestos, sino dos seres humanos completos, capaces de amarse a partir del pleno conocimiento de sí mismos.
Normalmente lo que sucede es que la característica atractiva ha dejado de serlo. Es un rasgo molesto para alguno de los dos.
- La competitividad es prima hermana del sentimiento de inferioridad.
La diferencia entre la relación madura y una competitiva es que ambas partes tomen posesión de sus propias experiencias internas.
Zinker, op. cit., pp. 157-170

No hay comentarios:

Publicar un comentario