jueves, 26 de junio de 2008

El caracol en la carretera

Un discípulo se adelantó a su maestro de sabiduría y le dijo:
-Maestro encontré a un caracol en la carretera, lo cogí y lo puse en mi jardín para que no fuera aplastado por lo coches.
El maestro respondió:
-¡Idiota!, ¿cómo te atreves a perturbar el destino de esa criatura?
El discípulo se marchó avergonzado, volvió a su jardín y tomando nuevamente al caracol lo devolvió a la carretera.
Nuevamente volvió a su maestro y le dijo:
-Maestro devolví el caracol a su lugar para que se siguiera el curso de su destino.
El maestro le dijo otra vez:
-¡Idiota!, ¿cómo te atreves nuevamente a perturbar el destino de esa criatura?

No hay comentarios:

Publicar un comentario