sábado, 21 de junio de 2008

El espejo

Un hombre de horrible fealdad que atravesaba el desierto vio que algo brillaba en la arena. Era un trozo de espejo. El hombre se agachó, cogió el espejo y lo miró. Nunca había visto un espejo en su vida.
-¡Qué horror! –exclamó-, no me extraña que lo hayan tirado.
Tiró el espejo y siguió su camino

No hay comentarios:

Publicar un comentario