miércoles, 18 de junio de 2008

Todo es proyección, nada es proyección

- Las personas padecemos ceguera funcional.
- Sólo podemos "ver" en lo externo aquello que poseemos en lo interno.
Ejemplo: veo una alfombra que empieza a "resplandecer", si se comprueba "objetivamente" que no es así, algunos dirán que estoy proyectando. En consecuencia, yo, en algún punto "interno", soy una persona que "resplandece debilmente".
EN CENTRO SENTIDO, TODO ES PROYECCIÓN. SÓLO SOMOS SENSIBLES A AQUELLO QUE ESTAMOS EN CONDICIONES DE RECIBIR. (Nuestro oído es incapaz de captar ciertos sonidos; sin embargo, éstos existen)
"Sin las proyecciones más espléndidas del hombre, no habría cultura. El mundo fue enriquecido por sus magníficas imágenes interiores"
Existe una diferencia entre las proyecciones patológicas y las creadoras. La persona psicótica no comprende que eso que ve allí afuera tiene relación con la índole y la cualidad de su equipo interior. No se la apropia (su magia, su homosexualidad, su ira, su timidez) por lo tanto, no la integra, por lo tanto sigue enferma.
La proyección creativa nace de un diálogo interior. La persona está menos a merced del ambiente. Tiene poder propio para experimentar en el ambiente y recuperar el aprendizaje. Puede desarrollar su arte y "perder el control" (dejarse ir en la experiencia)
NADA ES TOTALMENTE PROYECTADO. LAS EXPERIENCIAS INTERNAS FUERON DESPERTADAS POR EL AMBIENTE
Los cambios terapéuticos se operan cuando las proyecciones patológicas se convierten en creativas.
Zinker, pag. 202-203

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada