martes, 18 de noviembre de 2008

Arte en terapia

Dibujar puede resultar terapéutico cuando se experimenta como proceso, pues permite conocerse a sí mismo como persona total en un periodo relativamente breve.
RESUMEN:
- Toda actividad creativa empieza por un movimiento.
- De la vitalidad física brota una imaginería mental que deja impresiones en el espacio.
- Después de grabar el espacio se plasma en un papel("Cerrar los ojos aleja las críticas del padre interno")
- Se trata de una experiencia orgánica, por momentos orgiástica.
- En el proceso, mi cerebro adulto se dobla para recobrar a mi niño interior: el ritmo original, la despreocupación, el sentimiento de entrega, la confianza de existir por su propio bien.
- En algún momento me permito enfrentar intelectualmente el dibujo. Este proceso de pensamiento modula la transformación de las formas en relación con el fondo.
- El resultado es una proyección de mí mismo...Me imagino ser la pintura. Dejo que ella habla por mi. El asumir el resultado me enriquece, tengo la sensación de estar completo. Descubro mi totalidad.
"El arte es fe en mi movimiento. Es un proceso natural de aferrarse a la inocencia de la niñez"
Zinker, El proceso creativo en la terapia gestalt, pp. 187-189

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada