jueves, 20 de noviembre de 2008

Experimento creativo

La terapia gestáltica es una versión integrada de la fenomenología y el conductismo.
Por parte de la fenomenología, respetamos la experiencia interna del individuo.
Por parte del conductismo, modificamos el comportamiento concreto en forma gradual.
Por eso, una característica de la terapia gestalt es que pone el acento en la modificación del carácter de la persona durante la situación terapéutica misma. A eso se le llama experimento.
El experimento transforma el hablar en hacer, en estar aquí con toda la imaginación, la energía y el interés.
El experimento solicita la expresión en el comportamiento. No es suficiente la vivencia interna de la experiencia.La ausencia de grandes movimientos corporales no significa falta de intervención del cuerpo.
Los experimentos pueden incluir verbalizaciones en un nivel nuevo...que concentre su fantasía en su niñez, confeccione un recuerdo de ella y lo transmita verbalmente...mover ciertas partes del cuerpo o concentrarse en aspectos del propio funcionamiento...que hable sobre fuerzas imaginarias que operan en su interior...que se dirija a otros seres de su vida, que cante, que baile, alce o modifique su voz...que golpee almohadas o asuma actitudes hoscas, duras, suaves, iracundas, dulces o sentimentales. Todo depende de los problemas del individuo y las experiencias vitales del terapeuta y del cliente.
La persona se explora activamente con la ayuda del terapeuta que propone y sugiere.
Ni siquiera el insight cognitivo es suficiente sin la experiencia del comportamiento.
El consultorio se transforma en un laboratorio viviente, donde la persona se explora a sí misma en un plano realista sin temor al rechazo o crítica.
A largo plazo, el experimento pretende aumentar la conciencia y el entendimiento de la persona sobre sí misma; y ampliar su libertad para actuar con eficacia y ensanchar su repertorio de conductas.
Específicamente las metas de la experimentación creativa son:
- Expandir el repertorio de conductas de la persona.
- Crear condiciones para que la persona vea su vida como su propia creación (asumir la propiedad de la terapia).
- Estimular el aprendizaje experimental de la persona y la elaboración de nuevos conceptos de sí misma a partir de creaciones en el plano del comportamiento.
- Completar situaciones inconclusas y superar bloqueos en el ciclo.
- Integrar las comprensiones intelectuales con expresiones motrices.
- Descubrir polarizaciones de las que no se tiene conciencia.
- Estimular la integración de las fuerzas personales en conflicto.
- Desplazar introyecciones y, en general, sentimientos, ideas y acciones "desubicados", y reintegrarlos en el sitio de la personalidad que les corresponde.
- Estimular aquellas circunstancias en que la persona puede sentir y actuar con mayor vigor y competencia, sosteniéndose más por sí misma y en actitud más explorativa y activamente resposable consigo misma.
La sesión puede convertirse en una serie de pequeños experimentos que contienen una sorpresa en potencia y un resultado inesperado tanto para el cliente como para el terapeuta. A diferencia del experimento científico de estructura rígida, el experimento gestáltico es una forma de pensar en voz alta, una aventura creadora.
El proceso de desarrollo de un experimento es complejo y de difícil descripción. Sin dejar la creatividad hay una secuencia legítima, un sentido de orden. He aquí un mapa cognitivo general de un experimento:
- Tender una base de trabajo.
"Antes de sembrar la tierra hay que conocerla y prepararla""Rapport" en el comienzo de cada sesión.
Asimilar la experiencia del cliente aquí y ahora.
El terapeuta ubica un tema unificador o fondo común que puede proseguir en forma de experimento.
Fase de calentamiento previo.
Cuidar la preparación y distribución del tiempo para que se asimilen los experimentos.
Interés respetuoso del terapeuta.
- Negociar un consenso entre terapeuta y cliente.
Acordar, contratar la tarea particular.
El cliente puede expresar su desacuerdo con alguna parte.
- Graduar el trabajo en función de las dificultades que el cliente experimenta.
Se gradúa hacia arriba el experimento cuando está por debajo del nivel de funcionamiento del cliente, cuando le resulta demasiado fácil, y por no significarle un reto, no le aporta ninguna experiencia nueva. Se gradúa hacia abajo cuando el experimento resulta demasiado difícil.
- Poner de manifiesto la conciencia del cliente."Mi receptividad y mi apreciación del contenido y la calidad de la conciencia del cliente pasan mucho por el desarrollo de un experimento. Cierto presentimiento es, por lo general, lo que prepara a uno, tácitamente, para el despertar de la conciencia acompañada de una variedad de estímulos sensoriales".
- Localizar la energía del cliente.
En condiciones ideales, la persona desea trabajar en un área de su vida en la que ha invertido energía o donde se siente una ausencia de interés. La persona tiene así conciencia de que trabaja con materiales de una carga que tiene en su interior, o por ausencia de la misma carga.
- Concentrar la conciencia y la energía en el desarrollo de un tema.
Se debe encontrar un "lugar" o foco de energía para concentrar la atención. El enfoque puede cambiar varias veces en la sesión de terapia.La ausencia de foco disipa el trabajo.
- Generar, tanto en el cliente como en el terapeuta, factores que los ayuden a sostenerse.
Son condiciones que brindarán apoyo a sus actividades particulares (posición física, respiración, distractores).También se enseña al cliente a apoyar su actividad.
- Elegir un experimento particular.El "foco" define el proceso y la dirección de una sesión de terapia. "Tema" es el contenido. Como el "foco", el "tema" tampoco es estático.
El "tema" es el contenido ya unificado de lo que le interesa al cliente.
Un buen experimento se desarrolla sobre un tema determinado.
- Ejecutar el experimento, y
- Desinstruir al cliente (insight y completamiento).
Nunca suponga usted que su cliente, al completar la experiencia, aprendió de ella lo mismo que usted. Pregúntele qué aprendió...Con mucha frecuencia sonarán aprendizajes simplistas y limitados, en contraste con la profundidad con que usted comprende la acción. Mucho de lo que se aprende es difícil expresarlo con palabras, pues necesita incubarse cierto tiempo en el organismo del cliente. Un buen día se abrirá en su interior como si fuese un "flamante" insight; a todo esto, el terapeuta habrá estado en contacto desde meses atrás con ese fenómeno particular.

Zinker, 105-120

No hay comentarios:

Publicar un comentario