miércoles, 12 de noviembre de 2008

Funciones de contacto

- El contacto es vivificante.
- El idioma atestigua que el tacto es prototipo del contacto: "palpamos" la verdad; algo conmovedor nos "toca" el alma; convencemos a alguien si "tocamos" el punto sensible. Para nosotros, tacto y contacto casi llegan a ser sinónimos.
- La mayor contigüidad del contacto táctil nos inclina a asignarle prioridad...Sin embargo, las ocasiones de tomar contacto con la gente a través del espacio por medio de la vista , el oído o la conversación son más frecuentes que las oportunidades de tocar, aun en las mejores relaciones interpersonales.
- De la CAPACIDAD DE RESONAR ANTE LA PROPIA EXPERIENCIA dependerá que un individuo tome contacto con ciertos acontecimientos y otro prive de importancia e intensidad a hechos aparentemente equiparables.
- Son siete funciones de contacto: vista, oído, olfato, gusto, tacto, conversación y movimiento. A TRAVÉS DE SU DESEMPEÑO NORMAL PUEDE ENTABLARSE EL CONTACTO; A TRAVÉS DE SU CORRUPCIÓN, SE BLOQUEA O SE EVITA.
- Cada función conduce a un contacto idéntico: la carga de excitamiento que existe dentro del sujeto culmina en un sentido de compromiso total con cualquier interés que prevalezca en ese momento.
- Debemos desarrollar nuevas facilidades para el contacto en esta época.
Mirar
- Esta función no siempre tiene el carácter prioritario, sino como medio para otra cosa.- Discernimos aquí una dicotomía que alcanza a todas las funciones del contacto. Existe, en efecto, un contacto referencial que provee orientación para acontecimientos o acciones ulteriores, y un contacto por el contacto mismo. Cuando predomina el contacto referencial, la vida se hac sumamente práctica.
- "Muchas personas bien dotadas para la visión referencial padecen de ceguera al contacto, puesto que les importa poco ver por el solo hecho de ver".
- Ver no siempre es una pura delicia. Los sentimientos que acompañan esta función o derivan de ella son a veces ingobernables.
- Mirar hacia otro lado es un procedimiento para desviar el contacto visual. Inversamente, clavar la mirada, permite bloquearlo mediante la rigidez de la musculatura del ojo.
- El bloqueo del contacto visual se resuelve, naturalmente, restaurando la voluntad de ver y colviendo a sentir los efectos de mirar.
Escuchar
- El que en realidad escucha recibe ávidamente los sonidos que penetran en él, como ocurre en un concierto. A menudo, escuchar, se relega a una categoría secundaria, en comparación con la conducta más notoriamente activa de conversar o emitir sonidos.
- La selectividad se ejerce, no sólo sobre lo que se quiere o no decir, sino también sobre lo que se quiere o no escuchar. Por supuesto, la capacidad de contacto del individuo se limita en la medida en que estas selecciones predeterminadas interfieren en la audición directa.
- Un medio de restaurar la atención del paciente enfocándola sobre el proceso de escuchar es pedirle que no se concentre en las palabras sino en otra cosa: el tono, las inflexiones, el color... Otro método para verificar si una persona escucha es hacer que repita lo que ha oído, antes de dar una respuesta.
- La selectividad para escuchar puede ser una fuente de creatividad para el terapeuta.
Tocar
- El medio más obvio de establecer contacto es tocar.
- El tacto recién liberado está adquiriendo mala reputación porque, presentado casi siempre en un marco espectacular, irrumpe como artificio y no como culminación madura.
- En la terapia de grupos la restauración del contacto táctil es un medio para completar importantes "asuntos inconclusos". A través de él hemos empezado a redescubrir la influencia impactante que una persona puede ejercer sobre otra.
- La preocupación por las posibles consecuencias de nuestra conducta a menudo paraliza tanto como la prohibición misma de esa conducta, porque suele cortar el contacto mucho antes de haber alcanzado el temido punto peligroso.
- La diferencia entre lo que uno básicamente quiere rechazar y lo que en realidad rechaza es la brecha neurótica, esencia de la vida malograda.
- El "no" existencial se dice a una cosa que se rechaza íntimamente, pero no se dice antes ni después, sino en el momento justo en que surge el rechazo.
- Cada vez que digamos "sí" debemos abarcar todas las proyecciones implícitas en el asentimiento, para no contraer un compromiso del que tarde o temprano podríamos arrepentirnos.
Conversar
La voz
- Suele considerarse el prototipo del tono expresivo.
- Es obvio que la expresión del amor y la de la cólera deberían sonar muy diferentes; sin embargo la voz de muchas personas se mantiene invariable en ambos casos.
- Cada persona está destinada a sondear una y otra vez ciertos aspectos de su naturaleza (ensayar en la terapia), con la esperanza de alcanzar en cada oportunidad mejores posiciones, reduciendo su vulnerabilidad a los efectos perjudiciales y aumentando su poder de recuperación para renovarse y reencontrar su camino.
- Además de cumplir una función expresiva, la voz lleva una dirección y un impulso.
- Hay personas cuyas palabras se pierden antes de llegar al oyente, o lo atraviesan sin afectaro; otras, cuyas palabras resbalan sobre el oyente, o van más allá de él; sólo algunas saben entablar el contacto justo, que se siente directo y certero.
- En la capacidad de contacto de la voz también influyen las circunstancias (comunicación privada o pública, etc.).
- La risa es otro aspecto significativo del contacto vocal.
- Un principio gestáltico elemental es asentuar lo que existe, en vez de procurar cambiarlo directamente. Nada pude cambiar mientras no ha sido aceptado.
- En un sentido simplista, hablar puede considerarse una variante de respirar. Importa, pues, restaurar la respiración como centro vital de apoyo para esta función de contacto.
La palabra
- Es potencialmente uno de los más poderosos agentes de contacto. De la concisión, el colorido, la intensidad, la claridad, la llaneza y otras condiciones del enguaje puede depender que lleguemos a otra persona.
- Los hábitos lingüísticos de una persona revelan mucho acerca de ella y de lo que intenta expresar.
- Un medio de esterilizar las posibilidades de contacto de la palabra es el circunloquio.
- La jerga es otro de los trucos lingüísticos que evitan el esfuerzo de entablar contacto.
- Decir lo que se quiere decir es un magnífico acto de creación que suele descuidarse, porque la gete charla demasiado.
- Las palabras de la jerga carecen de esta virtud de autenticidad, y apenas tienen un poder mínimo de contacto, ya que ni son realmente una declaración personal ni representan a la persona: más bien, la encubren y disimulan.
- Se impone, pues, purgar la lengua por todos los medios posibles. Una técnica consiste en pedir a la persona que sea lo que describe (personificar). Otro método es preguntarle cómo, dónde, y cuándo es...
- Muchos juegos de lenguaje parten de la incertidumbre del contacto. Uno de ellos es extremar las explicaciones; repetirse es otra forma de neutralizar el contacto; "Sí pero..." es un neutralizador análogo.
- Cuando la atenuación es un hábito permanente en el habla de una persona, resulta difícil, aún para ella, saber cuál es el verdadero mensaje.
- Preguntar en vez de afirmar es otra forma de mantener el contacto a baja temperatura, sin comprometerse y con engaño, ya que la interrogante sugiere incertidumbre y tanteo.
Moverse
- Los poderes de contacto del movimiento se revelan con suprema evidencia en a actuación del mimo.
- El movimiento puede facilitar el contacto, como puede interrumpirlo o entorpecerlo.
- El trabajo con el movimiento comprende dos pasos principales: el primero es atraer la atención del paciente hacia los aspectos notables (a medida que se manifiestan); el segundo, idear un experimento que le permita seguir en toda su extensión los derroteros indicados por el movimiento mismo, o bien por las palabras que eventuamente lo acompañan (caminar, sentarse, gestos y ademanes).
- La sensibilidad y la creatividad del terapeuta lo llevarán a enfocar los movimientos relevantes que quizá llenaron alguna vez los vacíos que hoy retan soltura y poder de contacto al movimiento.
Principios generales:
a) Dirigir al paciente a experimentar sus movimientos tal como se dan corrientemente.
b) Guiar la consciencia del sujeto y sus actos, a través de la sucesión de bloqueos, hacia el pleno ejercicio del movimiento que enfocamos.
c) Buscar las fuentes de apoyo disponibles en el cuerpo del sujeto. La liberación de cada parte del cuerpo a fin de que cumpla la función de sostén que le corrspode -y no otra- suele ser, por lo tanto, de primordial importancia.
Finalmente, con el movimiento procuramos flexibilizar las partes móviles.
Restablecer la flexibilidad del movimiento pélvico es una necesidad terapéutica común a ambos sexos. A esto le sigue en importancia la rotación del cuello y de los ojos. La flexibilidad es imprescindible para la toma de contacto, porque cualquier cosa enfocada intensa o invariablemente demasiado tiempo deja de percibirse.
Oler y gustar
- Lamentablemente el olfato y el gusto han sido relegados a una categoría secundaria como funciones de contacto.
- Hoy en día hemos llegado a contar con señales mecánicas... y ya no necesitamos depender de nuestros sentidos.
- En el marco terapéutico se ha reivindicado la función del gusto, principalmente por la influencia de Perls, para quien el proceso de comer era el prototipo de la actividad elaboradora y asimiladora.
- No es raro hablar metafóricamente del "buen gusto" o "falta de gusto" en cuestiones de estética, para distinguir lo bueno y lo malo, lo adecuado y lo inadecuado.
- Restaurando al paladar su aptitud discriminatoria se tiende a restaurar el interés en el contacto mismo por su estrecha relación con lo que ofrece el ambiente.
- El olfato es una de las funciones de contacto más primitivas, y probablemente la más subestimada.

Terapia Guestáltica, pp. 128-166

No hay comentarios:

Publicar un comentario