lunes, 29 de diciembre de 2008

Breve Diccionario Gestáltico (3)

CONFLICTO
Situación que sobreviene cuando dos fuerzas internas (en Gestalt generalemtne el perro de arriba y el perro de abajo) están en pugna. Muchas de las técnicas de la Terapia Gestalt apuntan a que el individuo discrimine a estas fuerzas, se identifique con cada una de ellas, las haga dialogar y encuentre el punto desde el cual puedan interactuar. El conflicto básico, se dice en Gestalt, cuando una persona no se acepta como es.
CONFLUENCIA
Mecanismo de resistencia por el cual se diluye la frontera de contacto entre el individuo y el medio. Aquel no advierte ni tolera diferencias entre él y el resto del mundo. La confluencia de un bebé con su madre es normal; es un adulto es patológica.
CONTACTO
Una de las ideas centrales de la Gestalt. Designa a la relación entre el individuo y e mundo. El contacto y la retirada son los dos momentos que abren y cierran el ciclo de la experiencia, que define a toda acción emprendida para la satisfacción de una necesidad identificada. Goodman describió cuatro fases en esta ciclo (precontacto, contacto, contacto pleno y retirada). Otros autores encuentran más, como Katzeff, que describe siete. Lo cierto es que el ciclo de la experiencia, una vez completado, cierra una gestalt y, en tanto se cumple, permite una relación sana y armónica entre la persona y el medio. Las interrupciones o alteraciones de este ciclo (como la proyección, introyección, confluencia, retroflexión y deflexión) son llamadas resistencias y consideradas perturbaciones neuróticas. Cada una de ellas desplaza la frontera y los espacios del individuo y del ambiente.
CONTINUUM DE CONCIENCIA
Estado de alerta sobre las propias percepciones, sensaciones, sentimientos e ideas mientras estas permanecen como fondo de las figuras que emergen y captan nuestro interés. Se trata de una conciencia constante sobre el mundo interno, que en una persona sana aparece como un flujo regular y flexible. En un terapeuta gestáltico se trata de un recurso imprescindible.
Sinay y Blasberg, pp.164-165

No hay comentarios:

Publicar un comentario