sábado, 7 de febrero de 2009

Entrevista, bases del contrato

BASES DEL CONTRATO
- La metodología gestalt responde a un modelo fenomenológico no clínico, por eso no me baso en un diagnóstico.
Para empezar necesito dos cosas:
a) saber qué le pasa al cliente.
La dificultad mayor se produce cuando los clientes mezclan la información sobre sensaciones y sucesos con interpretaciones o análisis de los mismos, con reflexiones o razonamientos, con auto reproches, etc.
¿Qué me pasa? no es ¿qué creo que me pasa? no es ¿qué creo sobre lo que me pasa?
Se trata de deslindar qué es lo que ocurre, distinguiendo la experiencia concreta y real del cliente en los ámbitos en que tenga lugar (corporal, emocional, relacional, comportamental, etc.) de la interpretación que el cliente hace de ella.
La experiencia es el punto de partida de nuestro trabajo por más que el resto de la información sea útil a nivel orientativo.
Cuando la expresión es muy genérica hago las preguntas más precisas.
A veces no está claro el problema.
En el caso de los autodiganósticos como nominalizaciones (un sustantivo que sustituye la descripción del proceso) hace falta recuperar la información omitida (quién, cuándo, dónde, cómo, qué).
b) saber qué quiere, que formule su demanda.
A veces el objetivo es más o menos preciso y bien delimitado.
A veces el cliente no sabe lo que quiere, o dice no saberlo.
Otras veces, el cliente quiere demasiadas cosas, y todas a la vez.
En otras ocasiones la demanda es demasiado genérica, difusa o inconcreta.
Otras demandas son ilusorias o fantasiosas.
Otras demandas son equivocadas: "Que el otro haga o deje de hacer una cosa u otra probablemente no depende sólo del cliente".
La sesión de terapia es como un taxi.
En un segundo momento, como demandas más encubiertas:
Algunos clientes no están dispuestos a arriesgar ni un milímetro en algo que no conocen o no controlan. No parece tampoco dispuestos a cuestionar nada de sí mismos.
Resolver todo pensando o razonando. Les resulta difícil tomar contacto con su experiencia corporal o emocional. Es común que haya una creencia como soporte, que no conviene desafiar porque es lo más sólido que tiene el cliente.
El primer objetivo, sean cuales sean las condiciones o limitaciones con que se presente la demanda del cliente, es ESTABLECER, DESARROLLAR Y CONSOLIDAR EL VÍNCULO.
Cualquier demanda tiene ese otro nivel...Si la demanda de tarea resulta a veces difícil de explicitarla o concretarla la demanda de relación suele serlo mucho más.
Al extremo, las demandas de relación y de tarea pueden llegar a ser contradictorias.
Francisco Sánchez, pp. 34-55

No hay comentarios:

Publicar un comentario