domingo, 26 de abril de 2009

El árbol de los deseos

Una historia de tigres de la India habla de un viajero muy cansado que sentó a la sombra de un árbol, sin sospechar que acababa de encontrar un árbol mágico, el árbol que hacía realidad los deseos.
Sentado en el duro suelo, pensó que sería muy agradable estar en una cama blandita. De inmediato la cama apareció a su lado.
Sorprendido, el hombre se tumbó en ella, diciéndose que el colmo de la felicidad sería que una joven viniese a masajear sus cansadas piernas. La joven apareció y le hizo un masaje muy agradable.
- Tengo hambre -se dijo el hombre-, y en ese momento comer sería su delicia. Apareció una mesa, abarrotada de suculentos alimentos. El hombre se regaló. Comió y bebió. La cabeza le daba vueltas. Sus párpados, por la acción del vino y el cansancio, se cerraban. Se echó en la cama y pensó de nuevo en los maravillosos sucesos de aquella extraordinaria jornada.
- Voy a dormir una o dos horas -se dijo-. Con tal de que un tigre no pase por aquí mientras yo duermo.
Entonces apareció un tigre y lo devoró.

No hay comentarios:

Publicar un comentario