martes, 26 de mayo de 2009

Amante Interior, pareja

- Cada persona llevamos grabada en nuestro interior una consigna de vida y a través de ella contemplamos el mundo. Ése es el argumento de nuestra existencia.
- Además llevamos tantos embrujos emocionales, dependencias inconscientes, temores infantiles, respuestas irracionales que provienen de mi Yo-Idea, que no puedo pretender tener una relación de pareja enriquecedora.
- Mi vida me exige conectar con mi Centro, mi Alma, mi Amante interior, la Inteligencia íntima o la Energía Vital. Con sus pensamientos, sentimientos y acciones puede sanar una vida.
- Cuando nos educaron cometieron errores, como inculcarnos que somos nuestros actos y que debemos ser como X. Nunca se nos valoró o amó por nuestro ser.
- De forma que aprendimos a buscar la seguridad, la felicidad, de un Amante Exterior. "Ha sido una equivocación dejar mi Centro (interior), donde radica toda mi fuerza, y caer en la trampa del Árbol del Paraíso (exterior), donde creía que residía la ciencia del Bien y el Mal".
- Hemos abandonado nuestro Ser para ponernos en manos de un "personaje" que vive sujeto de la duda, la culpa, el desengaño, el temor y la soledad. Para defenderse utilizará todo tipo de máscaras.
El "personaje" divide su mente en dos zonas: el inconsciente y el consciente.
Es débil porque es una creación de la mente respondiendo a provocaciones del exterior.
El "personaje" es una trampa del Ego cuando lo identificamos con el Ser.
- La salida de este laberinto es dolorosa, no existe remedio que venga del exterior. Tengo que poner las cosas en su lugar buscando el origen y devolver los errores a quienes me los inculcaron. Los errores no son míos.
- Si supiéramos quiénes somos no dependeríamos del exterior.
- Cuando alguien nos seduce le estamos aplicando a esa persona las cualidades que nuestro paraíso interior ya posee.
- El mejor regalo que puedes hacer a tu familia y a la sociedad es ser más Tú mismo y menos personaje.
- Al comprometernos con otra persona, emprendemos un viaje espiritual...navegamos mar adentro en busca del paraíso perdido, del Amante interior...Hemos vivido divididos y la multiplicamos en la convivencia con el otro. el hombre dividido, la pareja dividida, suspira por su paraíso, cuando éste debería ser su casa natural.
- El hombre, aunque no lo sepa, busca al SER SUPERIOR. Su vida en pareja es como un anticipo de otro encuentro mayor.
- "Nadie se casa con el ideal que tiene en sus sueños, porque no existe. Como mucho, se casa con alguien que en algo se parece al Amante Interior. Pues en realidad, con quien nos queremos unir es con el Ser Supremo, aunque antes necesitamos aprender a unirnos a nosotros mismos con el otro".
- Todo ser que viene a este mundo, lo hace equipado con todo lo necesario para ejercitar su naturaleza. El ser humano viene preparado para encontrarse con su Amado Interior. Este es el cometido de la pareja: ayudarse a descubrir la realidad que eres -amor-, detrás del error que vives y crees ser -personaje-.
Del ¡viva los novios! al ¡ya no te aguanto!, pp. 171-183

No hay comentarios:

Publicar un comentario