martes, 19 de mayo de 2009

Psicoterapia existencial

La psicoterapia existencial es un enfoque terapéutico dinámico que se centra en problemáticas que tienen sus raíces en la existencia.
El término "dinámico", en su sentido técnico, retiene la fuerza pero enraizado en el modelo de funcionamiento mental propuesto por Freud, que postula que fuerzas en conflicto en el interior del individuo generan sus pensamientos, sus emociones y su comportamiento. Además -y éste es un punto crucial- estas fuerzas en conflicto existen en distintos niveles de conciencia; de hecho, algunas son completamente inconscientes.
La psicoterapia existencial es una terapia dinámica que, como las terapias psicoanalíticas, parte del supuesto de que las fuerzas inconscientes influyen en el funcionamiento consciente. Sin embargo, se aparta de ellas, y como el movimiento neofreudiano, formula que el conflicto interior surge no sólo de nuestra lucha con fuerzas instintivas reprimidas o figuras adultas significativas o con recuerdos traumáticos, sino también la influencia del entorno interpersonal y de nuestra confrontación con los hechos de la existencia: aquellos que Paul Tillich llamó "preocupaciones últimas". Cuatro son especialmente relevantes para la psicoterapia: la muerte, el aislamiento, el sentido de la vida y la libertad.
Los teóricos interpersonales más conocidos son Harry Stack Sullivan, Erich Fromm y Karen Horney. (23)

"Nunca he considerado a la psicoterapia existencial como una escuela ideológica separada e independiente".
En la práctica, la psicoterapia existencial, tiene en cuenta el "contenido" -las palabras exactas que se dicen, los temas sustanciales que se tocan- y el "proceso" -la relación interpersonal paciente-terapeuta-.

"No es la teoría la que debe guiar la terapia, sino la relación"
Yalom, Irvin
El don de la Terapia, pp. 12-14

No hay comentarios:

Publicar un comentario