miércoles, 6 de mayo de 2009

Teoría de la Personalidad (1)

+ Interdependencia ecológica: el campo ambiente/organismo.
Una persona existe al diferenciarse de otro y al contactarse con otro. Son las dos funciones de un límite.
Una auto-regulación eficaz supone un contacto que nos reporte innovaciones ambientales nutritivas o tóxicas. Se asimila lo nutritivo y se rechaza lo demás. Este contacto diferenciado conduce al crecimiento. (Polster y Polster).
+ Metabolismo mental.
Se usa el proceso digestivo como metáfora del proceso psicológico de la persona que debe seleccionar entre lo nutritivo y lo tóxico. Las personas han de sentir activamente los estímulos y confiar en su juicio y su gusto.
+ Regulación del límite.
El límite entre el sí mismo y el ambiente debe permanecer permeable para permitir intercambios, pero suficientemente firme para mantener su autonomía. El ambiente contienen toxinas que se deben filtrar. Incluso lo nutritivo debe ser discirminado según las necesidades dominantes. Los procesos metabólicos están regidos por las leyes de la homeostasis. Idealmente, la necesidad más urgente energiza al organismo hasta que es satisfecha, o reemplazada por una necesidad más vital. Vivir es una progresión de necesidades, satisfechas e insatisfechas, logrando equilibrio homeostático y continuando al siguiente momento y necesidad.
+ Alteraciones del límite de contacto.
Con un buen funcionamiento del límite, las personas alternan entre conectar y separar del ambiente.
El límite de contacto se pierde de manera extrema en la confluencia y el aislamiento.
La retroflexión es una división dentro del sí mismo, una resistencia de los aspectos del sí mismo por el sí mismo. Una parte del sí mismo suple al ambiente y se le hace lo que queremos hacerle a otro o se hace lo queremos que otro haga al sí mismo. La ilusión de autosuficiencia es un ejemplo de retroflexión. La introspección es una forma de retroflexión que puede ser sana o patológica.
Por medio de la introyección se absorbe material ajeno sin discriminación o asimilación. Valores y conductas introyectados se imponen al sí mismo. Como todas las alteraciones del límite de contacto, tragarse todo puede ser sano o patológico, dependiendo de las circunstancias.
La proyección es una confusión entre sí mismo y otro, por la que veo en el exterior algo que es interno. Una proyección sana es el arte. Una proyección patológica se produce al no darse cuenta de y aceptar la responsabilidad por lo que se proyecta.
La deflexión es la evitación del contacto o del darse cuenta al desviar la expresión adecuada o la recepción del contacto. Algunos ejemplos son: no mirar a una persona, verbosidad, vaguedad, comprender y hablar acerca-de en vez de-a.
+ Autorregulación organísmica.
La autorregulación es organísmica si se reconoce relativamente completo y preciso lo que es.
- Esto es aplicable a la regulación intrapsíquica, a la regulación de relaciones interpersonales y a la regulación de grupos sociales.
Para Perls el control lo tiene la situación. "Si comprendemos la situación en que estamos, y dejamos que ella controle nuestras acciones, aprendemos a enfrentar la vida". Significa regular mediante el darse cuenta del contexto contemporáneo, incluyendo los propios deseos, más que mediante lo que se pensó que "debería" pasar.
En la autorregulación organísmica, la elección y el aprendizaje ocurre en forma holística, naturalmente se integra la mente y el cuerpo, el pensamiento y el sentimiento, la espontaneidad y la deliberación.
La autorregulación es "deberista" cuando se basa en la imposición de alguien que controla. Predomina la cognición y no hay un sentimiento holístico.
Proceso & Diálogo en Gestalt

No hay comentarios:

Publicar un comentario