miércoles, 30 de septiembre de 2009

El espejo, pareja

- El espejo nos devuelve una imagen querible y verdadera de nosotros. No perfecta, sino verdadera. Es en el amor donde trascendemos nuestro ego. cuando empiezan las críticas y las descalificaciones y empezamos a cultivar el desamor, el espejo nos muestra lo peor de nosotros, justamente aquello con lo que nos peleamos y por lo que nos odiamos a nosotrs mismos y al espejo. El verdadero que algún día fuimos aparece como una fantasía o un delirio, pero nunca estuvimos tan cerca de la verdad que entonces. Tal vez eso haga perdurar lo que produjimos en ese tiempo: hijos, obras, empresas. (13-14)
- Para conocer nuestras partes ocultas necesitamos un espejo. De nuestra personalidad hay aspectos ocultos a nuestra percepción. Para verlos necesitamos un espejo: el otro. El otro ve en mi lo que yo no puedo ver. cuanto más preciso sea el espjo, más detallada y fiel será la imagen."El mejor, el más preciso y cruel de los espejos, es la relación de pareja: único vínculo donde podrían reflejarse de cerca mis peores y mis mejores aspectos".
Los miembros de la pareja pierden tiempo en convencer al otro que hace las cosas mal. Si te muestro permanentemente tus errores, si vivo para decirte cómo debiste haber actuado, si me ocupo de señalarte cómo se hacen las cosas, quizá consiga que te sientas como idiota, o que quieras irte de mi lado o, peor aún, que te quedes para molestarme.Deben aprender a pactar en lugar de transformarse en jueces o querer cambiar al otro.Deben aprender a ESCUCHAR VERDADERAMENTE. Si quiero ser escuchado, entonces debo aprender a hablarte de mí, de lo que yo necesito y, en todo caso, de lo que a mí me pasa con las actitudes que tú tienes. Es una pequeña gran modificación.
- Gran parte de la terapia de pareja consiste en ayudar a cada uno a estar conectado con lo que le está pasando y no con hablar del otro. Utilizar los conflictos para ver qué me pasa a mí y hablarlo. La idea de la terapia es ayudar a dos personas que se fueron cerrando para que puedan abrirse. Generalmente llegan llenos de resentimientos, de cosas no expresadas, y la tarea del terapeuta es ayudarlos a soltarse, a decir lo que tienen miedo de decir, a mostrar su dolor.
- El encuentro no se puede forzar pero hay actitudes particulares que ayudan. El terapeuta observa qué hace cada uno de los integrantes de la pareja para evitar el encuentro, con la idea de mostrarles cómo lo impide cada uno.
- La manera de permitir el encuentro es estar presente, en contacto con lo que me va pasando. Lo mismo en cuanto a mi pareja; ver qué está necesitando, cuál es su dolor.
- Los conflictos son la oportunidad de descubrirme, conocerme, estar en contacto cn lo que me pasa y aprender de ello. Las parejas consultan porque están haciendo lo contrario.: se interpretan, se reclaman, se ordenan cambiar, se culpan.
La propuesta que hacemos no es novedosa pero es fundamental: RECUPERAR LA RESPONSABILIDAD DE LA PROPIA VIDA.
En la práctica significa que el que trae la queja sea capaz de contestar a la pregunta: ¿qué hago yo para que la situación se dé como se está dando? ¿qué otra cosa podría hacer para que algo resultara mejor?
- Aquel de los dos que se quede "enganchado" -culpando al otro y haciéndose la víctima: "pobrecito de mí"- no evolucionará, se quedará estancado y frenará la evolución de la pareja.
- El conflicto muestra los puntos ciegos en los que se pierden y los obstáculos que los atascan. Cada dificultad aprovechada es un estímulo para CONECTARNOS EN PROFUNDIDAD con nuestra pareja y con nosotros mismos.
- Fritz Perls solía decir que 80% de nuestra percepción del mundo es pura proyección...y la mayor parte del restante 20%...también.
- Cuando las personas expresan sus quejas sobre lo que les ocurre, hay que investigar "qué es lo propio" del que se queja; dejado que el otro sea como quiera o como pueda. Mientras se acusa con un dedo, hay otros tres que apuntan a nosotros. Cuando algo me molesta del otro, casi siempre significa que en realidad me molesta de mí. Si yo no estoy en conflicto con ese aspecto, no me molesta que otro lo tenga. Las preguntas son: ¿por qué me irrita esto del otro? ¿qué tiene que ver conmigo?
- Aprovechar el conflicto para el crecimiento significa renunciar a gastar mi energía en cambiar al otro y observar qué hay de mí en eso que me molesta.(44-50)
Jorge Bucay y Silvia Salinas

No hay comentarios:

Publicar un comentario