jueves, 10 de septiembre de 2009

Ser humano enfermo

- El ser humano es un enfermo, no se pone enfermo.
- La medicina ve en la enfermedad una molesta perturbación del "estado normal de salud" y, por lo tanto, trata no sólo de subsanarla lo antes posible sino, ante todo, de impedir la enfermedad, y finalmente, desterrarla.
- Nosotros creemos que la enfermedad es algo más que un defecto funcional; es parte de un sistema de regulación al servicio de la evolución. No se debe liberar al ser humano de la enfermedad, ya que la salud la necesita como contrapartida o polo opuesto.
- El ser humano, al participar de la polaridad, participa también de la culpa, la enfermedad y la muerte.
- El ser humano es un enfermo porque le falta la unidad.
- La enfermdad es un estado de achaque, de vulnerabilidad, de mortalidad.
- El ser humano vive desde su ego y el ego siempre ansía el poder. La enfermedad lo compensa al empujar al ser humano hacia la vulnerabilidad por medio de los síntomas.
- El que aprende a ver en la enfermedad, la decadencia física y la muerte los inevitables y verdaderos acompañantes de su existencia, descubrirá unos amigos sabios y serviciales que le ayudarán a encontrar el camino de la verdadera salud.
Desgraciadamente, a quienes nos descubren los engaños del ego y nos hacen voltear la mirada hacia la sombra, los llamamos enemigos, como a la enfermedad.
- Nuestra vanidad nos hace ciegos y vulnerables como aquel rey del cuento cuyos nuevos ropajes estaban vestidos de sus propias ilusiones.
- La enfermedad es el punto de inflexión en el que lo incompleto puede completarse. Para que esto ocurra, el ser humano tiene que abandonar la lucha y aprender a oír y ver lo que la enfermedad viene a decirle. El paciente tiene que auscultarse a sí mismo y establecer comunicación con sus síntomas, si quiere enterarse de su mensaje.
- La curación siempre está asociada a una ampliación de la conciencia y una maduración. Si el síntoma se produjo porque una parte de la sombra se proyectó en el cuerpo y se manifestó en él, la curación se conseguirá invirtiendo el proceso y asumiendo conscientemente el principio del síntoma, con lo cual se redime de su existencia material.
La enfermedad como camino

No hay comentarios:

Publicar un comentario