lunes, 28 de diciembre de 2009

Etapas de una relación de pareja

La vida de una pareja es como la historia de un río.
El cauce de una relación, para mí, tiene cinco etapas más o menos largas:
1.- El mundo de la fantasía, de la armonía química y el éxtasis del enamoramiento unen los cuerpos y las almas.
Este estado dura de dos meses a dos años.
No saben vivir separados.
Vivirían en un continuo orgasmo si no tuvieran que trabajar.
Llega el primer hijo. La madre se centra en él, el padre queda desplazado.
Este estado celestial finaliza cuando uno comienza a culpar al otro.
2.- Estado de desilusión, que suele coincidir con la convivencia.
Entra la rabia contenida, el frenesí del desengaño.
Es la vida en común sin erotismo, sin la droga.
Dura dos años.
Salen los defectos del uno y del otro.
Cada uno busca su plan: amigos, trabajo, aficiones...
3.- Etapa de la miseria.
Así se puede pasar años o toda la vida, en un compromiso carcelario, sin encontrar el espacio propio, cargados de prejuicios y creencias que justifiquen su situación.
¿Qué les impide cambiar? No pueden separarse y no pueden estar juntos.
Aquí se establecen juegos sin fin.
Las aguas se estancan.
Los nietos suelen ser el entretenimiento mayor.
4.- Es el estado de iluminación. Uno toma la responsabilidad de cambiar su vida y tomar las riendas de la pareja.
Hay un reencuentro, un segundo noviazgo más sereno.
5.- Se establece un respeto mutuo, respeto a los espacios libres de cada uno; se comprende al otro. Se establece una comunicación amplia. Se abren horizontes de progreso del río de la vida social. Se liberan de prejuicios. Ayudan a otras personas. Culminan un deseo de toda la vida. Se vuelven más espirituales. Enfrentan la enfermedad y muerte de amigos.
Del ¡Viva los novios! al ¡ya no te aguanto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario