viernes, 22 de enero de 2010

Entrevista, concretando el contrato

Como expliqué en "Las bases del contrato" me interesan dos cuestiones:
- "¿Qué te ocurre, concretamente?"
- "¿Qué quieres, qué deseas, qué esperas conseguir, qué resultado te gustaría llevarte de este trabajo?"
En relación con esta segunda cuestión formulo, cuando me parece conveniente, una tercera:
- "¿Cómo esperas que te ayude o cómo crees que puedo ayudarte? ¿Qué crees que podemos hacer, o qué esperas que hagamos, a este respecto?"
De sus respuestas voy devolviendo:
- lo que pienso de su demanda
- lo que creo que podemos hacer al respecto
O lo canalizo...
Una propuesta concreta de trabajo incluye:
a) Número inicial de sesiones
Propongo establecer un punto de revisión a corto o mediano plazo antes de dar por supuesto que vamos a continuar
b) Frecuencia de las sesiones
c) Duración de la sesión
d) Precio y condiciones de pago
e) Comunicaciones de ausencias y condiciones de las mismas
f) Otros: confidencialidad, tareas
Le digo que se lo piense antes de responder.
Eventualmente aprovecho para recoger informaciones complementarias: quiénes forman su familia nuclear, cuál es su oupación, o si padece alguna enfermedad grave o está en tratamiento; sus actividades de ocio o diversos aspectos de su historial.
Pero nunca tengo prisa en ello. No me parece imprescidible tener todos los datos para empezar. Voy recogiendo aquellas informaciones que me resultan imprescindibles para situarme en su contexto, es decir, para saber de qué me está hablando el cliente o para explorar mínimamente agún aspecto de penumbra. Y lo hago al hilo de la entrevista.
Lo que casi nunca hago...es proceder a un rasteo o exploración sistemática de todas sus circunstancias presentes y pasadas, a modo de un anámnesis clínico.
...Si me parece necesario confecciono su genograma, pero no para empezar.
Terapia Gestalt: Una guía de trabajo

No hay comentarios:

Publicar un comentario