viernes, 29 de enero de 2010

Entrevista, valoración del proceso

¿En que me fijo yo para decir que un proceso va o no va bien?
La valoración de un trabajo corto es del tipo de un trabajo por objetivos.
En la medida en que un proceso se alarga, pierde relativamente peso la tarea y va ganando relativamente peso la relación.
Desde el punto de vista del terapeuta existe la posibilidad de dar por válido el proceso simplemente porque está respondiendo a las expectativas del propio terapeuta.
Desde el punto de vista de cliente puede darse un situación de que dice ir muy bien pero no sepa decir en qué. En ambos casos es útil plantearse el trabajo en términos de relación.
La respuesta es posible en un contexto de supervisión. Hay cuestiones que no tienen respuesta en un contexto de relación a dos, y puede tenerla en un contexto de relación a tres: cliente, terapeuta y observador.
Voto por supervisar los procesos que se suponen funcionan satisfactoriamente, no sólo los que se supone funcionan satisfactoriamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario