domingo, 3 de enero de 2010

Más que compatibilidad, emociones

Podemos saber exactamente qué clase de persona nos cuadra, lo cual no es difícil, basta que coincida con nuestros rasgos de personalidad más arraigados, que comparta nuestras creencias básicas y que tenga una buena cantidad de diferencias que puedan aportarnos nuevas experiencias. Se necesita más que compatibilidad para entablar una buena relación. El ser humano tiene emociones que influyen de manera determinante en la construcción de su realidad y no pueden ignorarse sin consecuencias.
Los seres humanos poseemos cerebros complejos capaces de originar emociones como el amor y de discriminar, seleccionar, jerarquizar y elegir. Dejemos que nuestro cerebro haga un trabajo completo a la hora de buscar a la persona adecuada que nos convenga y despierte sentimientos profundos y una intensa química.
Amores que duran... y duran... y duran

No hay comentarios:

Publicar un comentario