lunes, 1 de marzo de 2010

Creencias, punto de vista biológico

- Desde el punto de vista de la triple función cognitiva, las creencias son fuentes de atribución de significado. Lo cual, desde un punto de vista biológico y de autorregulación, tiene un sentido económico.
- la atribución de significado a una experiencia tiene un valor de pronóstico. De la generalización de pronósticos se forman las creencias.
- Una creencia puede ser funcional o disfuncional, es decir: me ayuda a orientarme en la vida o me limita innecesariamente.
- Por los mismos motivos de economía, conviene importar algunas creencias por la socialización.
- Normalmente no sometemos a contraste experimental estas creencias,cuyo criterio viene dado por la autoridad: padres, entorno familiar y escolar. Más probablemente haremos lo contrario: seleccionaremos de nuestra experiencia todos aquellos datos que confirmen dichas creencias.
- En Gestalt, a esas creencias importadas se les llama introyectos.
- con los introyectos, el problema generalmente es hacernos conscientes de ellos, reconocerlos como tales y reconocer la forma de interferencia que son.
- Lo mismo ocurre con las creencias autocreadas: confundiendo el mapa con el territorio tomamos las creencias como declaraciones de realidad.
- Las creencias tienen SIEMPRE una vertiente de EXPECTATIVAS, lo cual es congruente con su función de base para establecer pronósticos.
Un cliente , por ejemplo, puede declarar de manera consciente y explícita sus EXPECTATIVAS respecto de su pareja. Lo hace en función de sus propias creencias sobre la pareja: "una pareja debe darte lo que tú no tienes" o "en una pareja no debe haber conflictos", etc. ES INÚTIL PREGUNTAR DE DÓNDE PROCEDE TAL CREENCIA. ¿Creencia? En modo alguno creencia. Para él, es sencilla y rotundamente así. ¿Cómo puede ser diferente?.
En la misma línea podemos considerar el conjunto de creencias que el cliente tiene de sí mismo, o como diríamos con un término más gestáltico, el "autoconcepto".
- Para el cambio de creencias, el problema básico es reconocerlas como tales.
El único camino practicable que he econtrado hasta ahora ha sido el de seguir la pista de las limitaciones, en el sentido que describe Albert Ellis y la terapia racional emotiva: CREENCIAS QUE HACEN SUFRIR.
Dice Ellis: UNA CREENCIA LIMITADORA ESTÁ SIEMPRE PRESENTE EN EL SUFRIMIENTO DEL CLIENTE.
Por esta vía se pueden revisar EXPECTATIVAS (o la inutilidad de "pedir peras al olmo") o se puede, vía METÁFORAS O RESIGNIFICACIONES, abrir la puerta a otra lectura de la realidad; al estilo del manejo de las hipertrofias cognitivas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario