sábado, 10 de abril de 2010

Sören Kierkegaard, filósofo existencial

- 5 de Mayo de 1813 Copenhage, murió 11 de noviembre de 1855 en la misma ciudad.
PROPUESTAS PRINCIPALES
- Todo individuo debe hacerse la pregunta ¿Qué es la existencia?, y construir su propia vida a partir de la respuesta subjetiva que dé.
- El objetivo de la existencia es una vida apasionada y la filosofía puede ayudar a ello. Por lo tanto, es necesario desenmascarar los estereotipos y los paradigmas dominantes y totalizadores.
- Le interesa el ser humano en su irrepetible individualidad.
- Sentó las bases de la fenomenología ya que propone para aspirar a la verdad el desnudarse de los penamientos e ideas. A la vez que desconfiaba de la "objetividad" de la verdad.
- Hay dos tipos de verdad: la objetiva (que depende de lo que se dice, los conocimientos y las técnicas) y la subjetiva (que depende de cómo se dice, aquello que no me puede dejar indiferente, ante lo que tengo que tomar posición, comprometerme). La verdad subjetiva no se obtiene de las generaciones pasadas sino por la pasión existencial.
La verdad es siempre relacional, subjetiva. Cada individuo produce su verdad a través de sus acciones. Con la objetividad se puede comprender todo excepto a la persona misma.
- La experiencia sentida es lo importante, se puede decir: "siento, luego existo".
La elección depende de lo que se quiere, no de lo que se piensa. "Existir es elegirse". Dicha elección implica un riesgo, y por lo tanto conlleva angustia y desesperación. "La gran cuestión es encontrar una verdad, pero una verdad para mi, encontrar la idea por la que quiero vivir y morir". Rechazar el riesgo es rechazar la verdad.
- En la base de todo dilema o crisis siempre es posible encontrar un conflicto o dificultad de polaridades.
- Existen dos tipos de angustia: una que viene de lo externo y otra que surge de lo interno (se percata de su mortalidad). No se trata de evitarlas, disminuirlas o negarlas, sino de aceptarlas y, hasta cierto punto, trascenderlas es decir, ir a través de ellas para "aprender a vivir".
La desesperación es parte de la condición humana. La única salida de la desesperación es "elegir su propio yo" y dar el salto de la fe.
- El ser humano es un proceso de tres estadios:
a) El estético. El cuerpo con los sentidos y el placer. La amenaza es el tedio. La persona no se realiza plenamente, se frustra y sin interés de comprometerse. Vive para el instante. No intenta cambiar nada. Es incapaz de elegir y lleva una existencia superficial.
Para dejar este estadio es necesario dejar el autoengaño, tomar posesión de la propia vida y responsabilizarse. Cuando descubre la capacidad de su mente para regular los placeres con la imposición de un código de conducta racional, está listo para la vida estética.
b) Estadio Ético. Centrado en la mente. Ligado al deber y a las reglas que se encuentran internalizadas. La tarea de este estadio es elegirse a uno mismo, crearse a sí mismo por su elección. Su fin es llegar a cierto "yo ideal".
(Recuerda a Perls y Goodman, que promueven el "contacto", es decir el adecuado equilibrio entre organismo y ambiente ya que, cuando se exagera el ambiente resulta psicosis, mientras que cuando se exagera el organismo, resulta neurosis).
c) Estadio religioso. Relacionado con el Espíritu y las elecciones se rigen por la desesperación provocada por la insatisfacción de los estadios anteriores, por la conciencia del infinito.
Los estadios no sólo describen un proceso de desarrollo, son también opciones actitudinales.
APLICACIÓN A LA PSICOLOGÍA
- Cada persona es único e irrepetible, es decir excepcional y extraordinario e iguales a todo el mundo al mismo tiempo.
- Esta dialéctica singular-universal es el verdadero existente, y por ello toda relación entre existentes es una relación entre sujetos.
- La relación terapéutica existencial se apoya en Kierkegaard para proponer la apertura de parte del terapeuta a dejarse impactar por el otro.
- El uso de la ironía para sí mismo. Puede evitar la autolástima y la victimización.
- No confundir la exploración de sí mismo como un fin que sustituya el intercambio con el ambiente.
- Se adelanta a Rogers en su juicio sobre la empatía.
- Dejarnos sorprender por el "alumno-paciente". Ser maestro en el más alto sentido significa ser un alumno.
- Invita a la congruencia, porque el camino de crecimiento personal se vive en soledad.
APLICACIÓN A LA PSICOTERAPIA
- La importancia de reconocer y validar la subjetividad.
- Los sentimientos y la experiencia emocional son claves para comprender la existencia del otro.
- La "verdad" es aquella que se expresa en la acción.
- Existir es un dilema, cada elección es un riesgo y conlleva angustia, existir es elegirse. "La angustia es el vértigo de la libertad".
- Es posible realizar un análisis de las experiencias a partir de los tres estadios vitales (estético, ético, religioso).
- La importancia de aprender a vivir con la angustia y manejarla de manera apropiada.
- Hay ocasiones en la vida en que la respuesta más apropiada es realizar "un salto de fe".
- Kierkegaard nos recuerda que si contemplamos la existencia como una tensión entre opuestos, es decir, como interjuego de polaridades, podremos reconocer que es necesario conocer la tristeza y el dolor para acceder a la alegría y al gozo.
- Lo importante que resulta para la vida una actitud apasionada, aunque muchas veces esta pasión puede resultar incluso dolorosa; recordando la frase: "Quien se pierde en su pasión, ha perdido menos que quien pierde su pasión".
Yaqui Martínez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada