domingo, 17 de octubre de 2010

Esencia

"Se cuenta que, en cierta ocasión, Nicolo Paganini (1782-1840), considerado como uno de los más grandes violinistas de todos los tiempos, se disponía a actuar ante un numeroso y entregado público, cuando comprobó con consternación que el violín que tenía en sus manos no era el suyo.
En ese momento, según explicó después, se sintió angustiado, pero comprendió que debía iniciar el concierto y así lo hizo. Las crónicas relatan que fue una de sus mejores interpretaciones.
Una vez finalizada su actuación, Paganini comentó con uno de sus compañeros de orquesta: “Hoy he aprendido la lección más importante de toda mi carrera. Hasta hace escasos momentos creí que la música estaba en el violín, pero me he dado cuenta que la música está en mí, y el violín sólo es el instrumento por el cual mis melodías llegan a los demás.”
El terapeuta es a la vez, el artista y su instrumento. Las técnicas en la gestalt deben estar encarnadas en el mismo que las realiza. Si las lleva como un maletín serán más una carga que impedirá la libre atención a la persona que se atiende. El flujo de la relación puede atascarse si el terapeuta mantiene una doble atención al encuentro y a la búsqueda de la posible técnica que aplicará. La música sale de adentro no del instrumento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario