miércoles, 13 de octubre de 2010

Terapia individual en grupo

"Para mí, la referencia principal del trabajo, el formato má clásico que conozco, es el formato de "terapia individual en grupo" tal como la utilizaba el propio Perls. El terapeuta dedica al cliente el tiempo adecuado para que pueda pasar algo: en ocasiones será el cierre de una gestalt completa, pero no tiene por qué ser así y, habitualmente, no será posible. Es más probable que abordemos lo que podríamos llamar "mini-gestalts", o gestalts parciales, sencillos avances en la fluidez del ciclo de la experiencia: que se active algo, que se produzca una toma de conciencia de algo, que se establezca una toma de contacto nuevo o diferente, etc. Y esto puede suponer, en tiempo, diez minutos o cincuenta y cinco.
A partir de aquí y, en función del tiempo disponible, tiene sentido preguntar al cliente si necesita o desea algo más. La mayoría de las veces el cliente dirá que tiene suficiente. Otras veces dirá que quiere algo más, pero habrá que valorar entonces su sentido o su utilidad terapéutica. ¿No será preferible que el cliente se tome un tiempo para reposar o terminar de elaborar la experiencia del momento? ¿Abrir nuevos asuntos le ayudará o más bien le perturbará, en el sentido de que le interferirá? En el resto del tiempo disponible, ¿tiene sentido abrir o tratar de abordar un nuevo asunto? Quizá el cliente quiera compartir algo más: entonces puedo acogerlo, pero sin pretender hacer nada más con ello, sin pretender sacar partido terapéutico".
Sánchez Gavete

No hay comentarios:

Publicar un comentario