viernes, 12 de noviembre de 2010

En cama

La nota sobre la respiración y el resfriado no fue al acaso. He caído en cama con una complicación en las vías respiratorias que me ha impedido continuar con mis labores ordinarias.
Serán horas de reposo y reflexión. De purificación y de preparación para una etapa más. Si ha llegado esta enfermedad es por algo y debe ser el mejor momento para que se presente. La tomo como una forma de contacto con mi polaridad olvidada: enfermedad, pasividad, reposo, dolor, etc. Algo importante se está gestando en mi interior, que hasta el cuerpo se estremece. Estoy aislado de todos y en el silencio de mi habitación. Estoy afilando mi hacha para salir a cortar más árboles.
El resfriado se me complicó por hacerme el fuerte, por no parar a tiempo y atenderme adecuadamente. Mi cuerpo que es sabio ha prendido las luces de alarma, ahora estoy en verificación. Curiosamente, también mi auto entró a revisión el día de ayer porque no estaba trabajando con todo su potencial el motor. Quizá estoy más conectado con mis cosas de lo que creo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario