miércoles, 10 de noviembre de 2010

La respiración y el resfriado

- La respiración es un acto rítmico.
- Se compone de dos fases, inhalación y exhalación. Es un buen ejemplo de la ley de la polaridad. Podemos sustituir lo dos polos de la respiración por conceptos como: contracción y relajación.
- La función central de la respiración es un proceso de intercambio: entra aire y sale anhídrido carbónico.
- La respiración encierra la polaridad de acoger y expulsar, de tomar y dar.
- Todas las lenguas antiguas utilizan la misma palabra para designar aliento y alma o espíritu.
- Al cuerpo material, a la forma, se le infunde algo que no procede de la creación: el aliento divino.
- La respiración actúa en nosotros, pero no nos pertenece. El aliento no está en nosotros, sino que nosotros estamos en el aliento.
- La respiración impide que el ser humano se cierre del todo, se aísle, que haga impenetrable la frontera de su yo, de su ego.
- La respiración tiene que ver algo con "contacto" y "relajación".
- El pulmón es nuestro mayor órgano de contacto.
- Las diferencias entre la piel y el pulmón.
El contacto de la piel es inmediato y directo. Es más comprometido y más intenso que el de los pulmones y, además, está sometido a nuestra voluntad.
El contacto de los pulmones es indirecto, pero obligatorio. No podemos evitarlo, ni siquiera cuando una persona nos "inspira" antipatía que no podemos "ni olerla", ni cuando otra persona nos impresiona tanto que "nos deja sin aliento".
Existe un síntoma de enfermedad que puede pasar de uno a otro de estos órganos de contacto: una erupción cutánea abortada puede manifestarse en forma de asma que, a su vez, con el correspondiente tratamiento, se convierte en erupción. El asma y la erupción cutánea corresponden al mismo tema: contacto, roce, relación.
- Cuando a uno le cuesta respirar, ello suele ser señal de que teme dar por sí mismo los primeros pasos con libertad e independencia.
- La respiración simboliza los siguientes temas: ritmo, en el sentido de aceptar "tanto lo uno como lo otro".
contracción - relajación
tomar - dar
contacto - repudio
libertad - agobio
- Respiración = asimilación de la vida
En las enfermedades respiratorias, procede hacerse las siguientes preguntas:
1.- ¿Qué me impide respirar?
2.- ¿Qué es lo que no quiero admitir?
3.- ¿Qué es lo que no quiero expulsar?
4.- ¿Con qué no quiero entrar en contacto?
5.- ¿Tengo miedo de dar un paso en una nueva libertad?
RESFRIADOS Y AFECCIONES GRIPALES
- Son procesos inflamatorios agudos, o sea, expresión de la manipulación de un conflicto. Para nuestra interpretación no queda sino examinar los lugares y las zonas en los que se manifiesta el proceso inflamatorio. Un resfriado siempre se produce en situaciones críticas, cuando uno está "hasta las narices" o "se le hinchan las narices"; situaciones que nos agobian y nos inducen a distanciarnos un poco de una situación exigente. La somatización se produce por la indisposición a detectar las pequeñas crisis cotidianas y los deseos de evasión.
- El resfriado nos permite apartarnos de la situación molesta y pensar un poco más en nosotros mismos. El dolor de cabeza nos impide pensar en resolver el problema; el dolor generalizado impide que alguien nos toque; la nariz tapada imposibilita la comunicación; con ésto es fácil sacarse a la gente de encima. Es una actitud defensiva...
- La medicina naturista ve en el resfriado un proceso de limpieza; en el plano psíquico las toxinas representa problemas que también se resuelven y eliminan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada