miércoles, 29 de diciembre de 2010

Instantes

Antes de despedir el año civil y recibir al próximo 2011, conviene tener un momento de reflexión profunda y percatarnos de aquellos instantes que han sido convenientemente vividos. Al mismo tiempo, aparecerán aquellos que no hemos sabido seguir el ritmo de la naturaleza, de nuestra propia sabiduría organísmica, por pensamientos, temores infundados, etc.
El siguiente pensamiento puede sernos útil.
Feliz año 2011 para todos los seguidores y los suyos.

Si pudiera vivir nuevamente mi vida,
en la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto.
Me relajaría más,
sería más tonto de lo que he sido.
De hecho, tomaría muy pocas cosas en serio.
Sería menos organizado,
correría más riesgos,
haría más viajes,
contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas,
nadaría más ríos,
iría a lugares donde nunca he ido,
comería más helados y menos habas,
tendría más problemas reales y menos imaginarios.
Yo fui una de esas personas
que vivió sensatamente cada minuto de su vida.
Claro que tuve momentos de alegría,
pero si pudiera volver atrás,
trataría de tener solamente buenos momentos.
De eso está hecha la vida: sólo de momentos.
¡No te pierdas el ahora!
Yo nunca iba a ninguna parte sin termómetro,
una bolsa de agua caliente,
un paraguas y un paracaídas.
Si pudiera volver a vivir,
viajaría más liviano.
Si pudiera volver a vivir,
comenzaría a andar descalzo a principios de la primavera,
y seguiría así hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita,
contemplaría más amaneceres,
jugaría con más niños...
Si tuviera la vida por delante...
Pero, ya ven: tengo 85 años
y sé que estoy muriendo.

atribuido a Jorge Luis Borges

No hay comentarios:

Publicar un comentario