sábado, 18 de diciembre de 2010

Una historia sobre la verdad

Cuentan que un rey, obsesionado por los conceptos de verdad absoluta, verdad relativa y mentira, ordenó que todo aquel que en su reino no dijera absolutamente la verdad, fuera ahorcado.

Ese mismo día un santo con fama de loco se presentó ante el rey y dijo:

-Majestad, según tu decreto, hoy me ahorcarás -y riéndose a carcajadas se marchó.

El rey quedó completamente confundido. Si lo ahorcaba, estaría ejecutando a alguien que habría dicho la verdad. Si no lo ahorcaba, dejaría escapar a un mentiroso.

Inmediatamente dio orden de derogar el decreto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario