martes, 29 de marzo de 2011

Duelo por los padres

"En otros tiempos, en China, era costumbre decorar las casas con trabajos de caligrafía. Las familias que podían permitírselo encargaban a los calígrafos la confección de grandes lienzos con alguna frase que los representara. Cuentan que una vez un hombre adinerado fue a ver a un calígrafo, de quien se decía que era también un gran poeta, para encargarle uno de aquellos grandes trabajos. - ¿Y qué frase le gustaría que le escribiera? -preguntó el calígrafo. - No lo sé -respondió el hombre, y luego de dudar un momento agregó-: algo auspicioso, optimista. - De acuerdo -dijo el calígrafo-. Estará listo en dos días. Transcurrieron los dos días y el hombre volvió a la casa del calígrafo para buscar el lienzo. El calígrafo extendió entonces el lienzo sobre la mesa para que el hombre pudiese ver la obra terminada. En principio el hombre quedó impactado por la belleza y la fuerza que transmitían los trazos hechos en tinta negra. Sin embargo, cuando leyó lo que allí decía, lo embargó la indignación. El calígrafo había pintado tres frases, una debajo de otra: Padre muere Hijo muere Nieto muere - ¿Acaso usted se burla de mí? -dijo el hombre exasperado-. ¿O es que pretende insultarme deliberadamente? Le pedí una frase auspiciosa, optimista, ¿le parece a usted auspicioso esto? - Oh, sí, -dijo el calígrafo con naturalidad-. Ciertamente no hay frase más auspiciosa que ésta. No existe mejor deseo que el que he pintado para ti. Si tu hijo muriera antes que tú, o tu nieto antes que tu hijo, serías muy infeliz. Es auspicioso esperar que todo esto ocurra y que ocurra en este orden. ¿No es acaso lo mejor a lo que podemos aspirar? Y diciendo esto le entregó el lienzo al hombre, que lo tomó en sus brazos sin saber qué decir: Cuentan que, al llegar a su casa, el hombre no sólo colocó el lienzo en el lugar más visible de todo el gran salón, sino que, a partir de aquel día, se volvió una persona más afectuosa y demostrativa. Dicen también que, en momentos difíciles, solía sentarse en el salón a contemplar aquellos ideogramas por algún tiempo para luego emerger rodeado de un halo de serenidad".

No hay comentarios:

Publicar un comentario