miércoles, 22 de junio de 2011

De la Terapia Familiar a la Estratégica

- Con relación a la terapia familiar-sistémica clásica, la terapia estretégica focaliza la atención sobre el problema, cuanto lo sostiene y la manera de modificar rápidamente la situación, más que sobre la interacción familiar y la reorganización de su sistema relacional.
- La pregunta fundamental del terapeuta es: ¿qué estrategia funciona mejor para este problema concreto?. A partir de la respuesta decide si trata al paciente individual o más bien a la familia, si interviene sobre el sistema familiar o sólo en el sujeto.
- Existen dos modelos de intervención estratégica: el de Haley y el MRI de Palo Alto. Ambos modelos proceden de autores que trabajaron con Bateson y mantuvieron una estrecha relación con Milton Erickson.
* Para Haley, el problema está determinado por la incongruencia jerárquica en el seno de la familia y las consecuencias disfuncionales expresadas en alianzas y juegos de poder. El síntoma es una metáfora del problema y, a la vez, representa la solución insatisfactoria que el sujeto le ha dado. El estilo terapéutico es directivo. Considera diferentes estadios de la vida familiar: noviazgo, periodo inicial del matrimonio, nacimiento y relación con el hijo, periodo intermedio de matrimonio, separación de los padres por parte de los hijos, la jubilación y la vejez.
Los problemas o síntomas son vividos como modalidades comunicativas entre individuos en el iterior de su contexto social, y los sistemas patológicos son descritos en términos de jerarquías disfuncionales.
* En la perspectiva del MRI, el problema está determinado por el mecanismo de acciones y retroacciones desencadenado y mantenido por las "soluciones ensayadas". En esta óptica se considera fundamental la conceptualización que el paciente o los pacientes logran de su problema y lo que han intentado hacer, basados en esta conceptualización, para resolver el problema.
Según el grupo del MRI, incluso un mínimo cambio en el interior del sistema rígido produce una reacción en cadena que acaba modificando todo el sistema.
En esta perspectiva, hay que orientarse hacia objetivos aparentemente mínimos; ello ofrece la ventaja de reducir notablemente la resistencia al cambio.
La directividad del terapeuta es sutil y hay que disfrazarla, basádola en una no directividad aparente o una one down position. Las prescripciones, orientadas a un efecto trivial, tienen como finalidad un cambio concreto y real de la situación problemática.
El arte del cambio

No hay comentarios:

Publicar un comentario