sábado, 30 de julio de 2011

Cuentos, Hermanos Grimm

Los Hermanos Grimm recogieron en numerosas aldeas, sobre todo en el centro y norte de Alemania, multitud de cuentos populares. En 1812 persentaron su primera colección de cuentos.Éstos son una especie de mitos populares de los pueblos, en los que surge en primer plano la reunificación del alma. Siempre aparece de alguna manera lo que el ser humano es en esencia, pero que al mismo tiempo tiene que ir actualizando a lo largo de la vida, pasando por procesos difíciles que en ocasiones rozan la muerte. En este camino la bondad y la sencillez son fundamentales para no desviarse de la buena dirección; también son importantes la perseverancia y el no dormirse por el camino. La mentira es el gran adversario, está ligada a los tres elementos venenosos que son el orgullo, la codicia y el odio. Aunque muchas veces parece que gana el orgulloso y fuerte, a la postre siempre es la persona insignificante a los ojos de los demás, que no aparenta nada, la que encuentra la vida de verdad. El bien es más fuerte que el mal, y el mal acaba destruyéndose a sí mismo, por mucho dolor que haya causado.
Los cuentos son "filosofía" para el niño, y orientan al adulto. Al niño le basta con oírlos y volverlos a escuchar muchas veces, para que los arquetipos obren por sí solos. No necesita comentarios como los adultos; al niños más bien le estorban.
Estos cuentos son verdaderos tesoros para el alma humana. Joseph Görres habla en 1807, refiriéndose a ellos como el "Espíritu Santo que vive en el pueblo", y Wilhelm Grimm, en una dedicatoria, toma las palabras de Martin Luther: "No quisiera despojarme por ningún oro de las historias maravillosas que desde mi tierna infancia me acompañan o como las he ido conociendo a lo largo de mi vida".
Ana María Schlüter, Camino de Liberación en los cuentos

No hay comentarios:

Publicar un comentario