lunes, 10 de octubre de 2011

Metáforas en Psicoterapia

- Las metáforas o imágenes utilizadas por los pacientes nos dan la clave de acceso a la dimensión analógica menos intrusiva y más fácilmente evocable de sus experiencias.
La reutilización que llegue a hacer el terapeuta en su trabajo puede resultar igualmente muy beneficiosa, siempre que entre en consonancia con el mundo analógico del paciente.
- Puede ser el terapeuta quien introduzca la imagen o metáfora para dar contenido sensible a la experiencia del sujeto.
- En terapia se puede sacar jugo a las metáforas del paciente, lo mismo que a los sueños.
Naturalmente no hay que abusar de los posibles significados, ni se trata de hacer una utilización erudita y menos aún arbitraria de ellas, pero conviene valorar su potencial y su facilidad para evocar significados y ser recordadas frecuentemente como un ANCLAJE TERAPÉUTICO.
- La dimensión metafórica permite utilizar unas palabras para significar otras, afectando solamente a algunos elementos de la frase. Otras veces, como en el caso de los proverbios, dichos o frases hechas, puede extenderse a una parte o a la frase entera. Pero con frecuencia, como sucede con las fábulas, mitos, parábolas, o en la mayoría de los sueños es TODO EL CONJUNTO DEL RELATO que adquiere una dimensión metafórica.
Esto significa que el texto manifiesto posee una duplicidad de significados, literal e intencional, cuya comprensión exige las más de las veces, como ya queda dicho, la creación de otro texto (lógico) en un contexto de producción compartido. Así por ejemplo, la explicación del significado de una fábula, de un mito o de una parábola requiere la creación de un nuevo texto, explícito, a veces, en el propio texto en forma de moraleja final, sujeto, otras a un trabajo más o menos laborioso de interpretación.
Revista de Psicoterapia, número 82-83

No hay comentarios:

Publicar un comentario