miércoles, 19 de octubre de 2011

Narrativas en Psicoterapia

- Pueden adoptar formas muy diversas según su estructura compositiva desde relatos cortos a novelas de centenares de páginas como "Don Quijote de la Mancha", de Miguel de Cervantes, "Crimen y Castigo" de Dostoievski o "La Montaña Mágica" de Tomas Man.
- Estos relatos tienen un valor analógico diversificado pues cada lector va extrayéndolo de la lectura que hace de ellos.
- Algunos textos están destinados a servir directamente como analogías de vicios o virtudes, de forma total o en sus personajes; como el "Avaro" de Molière, o Macbeth de Skakespeare, prototipos de la avaricia o de la ambición y la traición respectivamente.
- La fábula, en contraposición a la novela o el drama, así como el cuento, la parábola o la leyenda constituye un argumento fácil de recordar por su formato breve.
Durante siglos el saber popular se transmitió a nivel oral y para que resultara más fácil su reproducción se intentaba condensarlo en formatos lo más breves posible. Así mismo, el verso contribuía a este fin, ya que el ritmo y la rima se grababa mejor en la memoria. Las pinturas en los edificios religiosos ayudaban a mantener viva la enseñanza.
- La extensa producción literaria en forma de mitos, cuentos, parábolas, fábulas, leyendas, tragedias, dramas, comedias, poemas, novelas, etc. que la humanidad ha ido componiendo a lo largo de los siglos se convierte en un tesoro ingente de donde extraer imágenes, prototipos, metáforas o analogías que pueden ser de gran utilidad como recursos analógicos en terapia.
- Naturalmente hay que añadir a todos ellos los que pueda producir el propio paciente y también el terapeuta en forma de relatos, cartas o cuentos, con los que dar forma a pensamientos, sentimientos, resolución de conflictos.
- Los cuentos clásicos de "Blancanieves", la "Ratita presumida", la Cenicienta" o la fábula "El zorro y las uvas" es la de comprender por analogía la inseguridad narcisista latente de la madrastra de Blancanieves, o las maniobras proyectivas del zorro atribuyendo la inmadurez a las uvas su propia incapacidad para alcanzarlas.
- No es la intención elaborar una batería de cuentos para cada situación específica que se pueda encontrar en terapia, sino de ofrecer libre y espontáneo acceso a un amplio "tesoro" en el que poder echar mano de ellos. Recursos que llegan fácilmente y de forma mucho más sencilla a introducir formas de comprensión sintética sobre experiencias que, de otro modo, requieren una gran labor analítica.
- Naturalmente también aquí los referentes del paciente juegan un papel de primer orden por delante de los del terapeuta y será conveniente que el terapeuta los explore para poder echar mano de ellos. Pero nada impide que el terapeuta introduzca otros que debidamente explicados puedan ser compartidos con el paciente.
- Podemos distinguir dos grandes tipos dependiendo de su accesibilidad en la sesión terapéutica: los relatos breves (fábula, cuento, mito, leyenda, parábola, anécdota) y los relatos largos (novela, película, serie, obra teatral). Estos generalmente requieren de un tiempo extra o exterior al marco de la sesión.
Revista de Psicoterapia, 82-83

No hay comentarios:

Publicar un comentario