viernes, 28 de octubre de 2011

Relatos breves en Psicoterapia

- Hemos (hablan los autores) dividido los relatos breves en dos modalidades:
+ "Relatos mitológicos", por su carácter trascendente (cosmológico o existencial)
+ "Relatos paremiológicos", por su carácter inmanente (instructivo o moralizante).

- Los relatos mitológicos.
- Aunque la palabra mito en su origen etimológico hace referencia a una narración fantástica y, en consecuencia equivale a "cuento" en griego, el uso posterior la ha ido reservando para designar aquellas fabulaciones que tienen un carácter trascendental por los temas y/o los personajes a que se refieren.
Más tarde la palabra mito se limitó a los relatos de significado existencial, que aunque lo puedan compartir con las fábulas, junto con lo moral, no es tan trascendente.
- Cada pueblo construye sus mitos sobre sus orígenes o antepasados (genealogías), las religiones o la filosofía se plantean cuestiones relativas al origen del mundo (cosmologías) y la aparición del hombre sobre la tierra (génesis), a la vez que elaboran significados para los misterios existenciales o morales de la vida (el amor, la muerte, el destino, el bien y el mal, la pasión, la ambición, etc.). Podemos decir que la función del mito es dar respuesta a los grandes misterios existenciales.
- El mito responde a la pregunta individual o colectiva de qué hacemos en este mundo y cómo nos explicamos nuestra propia historia. Por ejemplo: el mito de Fausto, es un mito personal, basado en la pretensión de la eterna juventud por la que el protagonista de la obra de Goethe es capaz de vender su alma al diablo. Un mito muy frecuente es el de los orígenes de personajes que han sido significativos para la historia de un pueblo o de la humanidad como Moisés, Jesucristo, Buda, los grandes fundadores de religiones o ciudades, como Rómulo y Remo, que suelen tener un nacimiento maravilloso en el que ya se preanuncia su misión futura, a través de la aparición de estrellas en el cielo o de acontecimientos estraordinarios en la tierra.
- El mito puede cumplir varias funciones:
+ los que son compartidos por varias personas y confieren identidad y pertenencia a ese grupo suelen tener una dimensión émica (quiénes somos, por qué estamos aquí) y moral (cuál es el camino que nos lleva a cumplir el destino que está implícito en el mito). Muchas culturas comparten mitos relativos a la creación del hombre (génesis), la pérdida de un paraiso inicial (pecado original), la experiencia de grandes catástrofes (diluvio universal), o la expectativa de grandes acontecimientos escatológicos, relativos al fin del mundo (apocalipsis).
- A escala menor podemos hablar también de mitos familiares y de pareja, en relación a ciertos acontecimientos o personajes que se considera marcaron un destino compartido: un abuelo que se arruinó jugando en el casino, un hermano que murió en la guerra, una hermana generosa y sacrificada que adoptó a los hijos de otra que murió víctima de una sobredosis de heroína, o una pareja que se conoció en un naufragio. Hay familias y parejas que tienen más peso mitológico que otras, en las que el mito puede cumplir una función potenciadora o, contrariamente, limitadora y en terapia será bueno identificarlos a fin de aprovechar sus sinergias o desactivar su potencial destructivo.
Revista de Psicoterapia, 82-83

No hay comentarios:

Publicar un comentario