jueves, 23 de febrero de 2012

Superconsciente-subconsciente, ley de la vida


El subconsciente:
- En el mundo, como media, el ser humano es un 90% inconsciente y un 10% consciente de lo que piensa, de lo que dice o de lo que siente.
- Para lograr lo que deseas es necesario modificar el estado de consciencia.
- La parte de tu mente a la que llamamos "subconsciente", afecta directamente al plexo solar, zona ubicada entre el ombligo y la zona del corazón. También es el espacio donde se ubican las emociones, las cuales, a su vez, infuyen en tu forma de actuar.
- El subconsciente puede registrar hasta diez mil mensajes por día. Es como una especie de ordenardor. Graba todo y no razona, lo acepta todo. Hace que reacciones en consecuencia de los mensajes almacenados. no conoce el bien y el mal; no sabe diferenciar entre lo beneficioso o perjudicial.
- Cuidar los pensamientos, los mensajes que interiorizamos porque el subconsciente actúa sobre el último.
- El subconsciente trabaja mejor si disponde de imágenes.
- Aprende a concentrarte en lo que deseas: visualízate, siéntelo.

El superconsciente:
- Es una parte de ti mismo que se halla vinculada a tu aspecto divino. Es tu Dios y sabe exactamente cuál es el camino que debes seguir para llegar a la perfección.
- Es una fuerza directamente vinculada al gran poder universal, a la totalidad del cosmos, a la superconsciencia de todos los habitantes de la Tierra, como todas las células del cuerpo humano se hallan vinculadas entre sí.
- Entre los mensajes que te puede enviar el superconsciente para advertirte que hay algo que no está resultando beneficioso están un exceso de emotividad, de malestar, alguna enfermedad, una falta de energía, problemas de peso, algún accidente, una adicción al alcohol o a las drogas, una tendencia a dormir en exceso o demasiado poco, o a comer en exceso o demasiado poco, etc.
- Intenta comprender los mensajes y actuar en consecuencia. Fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, es decir perfectos. Disponemos además del libre albedrío.
Bourbeau, L.

No hay comentarios:

Publicar un comentario