miércoles, 7 de marzo de 2012

Enfermedades y accidentes


- ¿Qué representa una enfermedad o un accidente para ti?
La mayoría los considera una desgracia, una injusticia, sobre todo si la enfermedad es hereditaria o contraída por otras personas. Pensar así es ir contra la gran ley de la responsabilidad.
- Cualquier enfermedad o accidente que haya tenido lugar en tu vida ha sido provocado por ti mismo.
Es algo inconsciente.
- La enfermedad no es más que una señal de tu cuerpo. Tu superconsciencia, tu parte divina, tu Dios interior te está enviando un mensaje pues tus palabras, pensamientos o acciones están actuando contra la ley del amor o de la responsabilidad.
De nada sirven los resentimientos o el temor; es preferible intentar captar el mensaje.
- Plantéate buenas preguntas y tu superconsciente te responderá.
- Cualquier enfermedad o indisposición es un mensaje en sí misma.
Pero el dolor no es sólo físico: tu alma es la que está pidiendo auxilio. Ha llegado el momento de retomar el camino del amor.
- Algunos ejemplos:
Padecer artritis significa que estamos convencidos de que los demás abusan de nosotros, aunque no nos atrevamos a decirlo. Ataca a las personas que no saben decir que no; los demás reciben el mensaje y abusan de ellas. El mensaje de la artritis es: "Deja de pensar que todo el mundo quiere aprovecharse de ti...No te dejes dominar por los demás...Haz prevalecer tus derechos y di que no siempre que lo consideres oportuno...Deja de criticar y de intentar cambiar a los demás".
El dolor de rodillas para las personas inflexibles y cuando el orgullo domina los pensamientos. Se trata de una persona autoritaria, aferrada a sus ideas y con miedo a lo que piensen los demás. El mensaje es: "Escucha a los demás...Deja tu miedo al qué dirán".
Si lo que te duele es la parte superior de la espalda, el trastorno está relacionado con tu aspecto afectivo, mientras que la parte baja está relacionada con el aspecto material y económico.
La fiebre suele ser reflejo de una gran ira interior. Tu cuerpo dice: "Tienes que decir lo que tengas que decir conforme se vayan presentando las situaciones".
Los problemas en los brazos ocurren cuando no eres consciente de tu utilidad o tu valía. Tu cuerpo te dice: "Mira lo útil que eres. Los demás te necesitan y te aprecian realmente".
Los dolores y problemas en las piernas indican que tienes miedo de avanzar, es decir, miedo al futuro.
La incontinencia urinaria en los niños suele indicar que el niño siente miedo hacia uno de los padres.
Alguien que tose con frecuencia y como costumbre, es un ser que se siente angustiado por la vida. Siempre está nervioso y se deja agobiar fácilmente por cualquier cosa.
Cuando una persona sufre estreñimiento es porque se apega demasiado a sus viejas ideas y no deja espacio para las nuevas. También puede reflejar cierta mezquindad. Tener diarrea significa todo lo contrario. La persona se niega a conservar las ideas anteriores porque tiene miedo a lo que pueda ocurrir. Desearía que todo ocurriera más deprisa.
Los problemas en los riñones suelen afectar a aquellas personas con tendencia a criticar a los demás o a sentirse decepcionadas y frustradas. Están convencidas de fracasar en todo cuanto emprenden y sienten lástima de sí mismas.
Un dolor en el pecho suele ser señal de una actitud excesivamente autoritaria o demasiado tajante hacia alguien en particular.
Sufrir molestias en los ojos suele ser indicio de que te molesta lo que ves a tu alrededor. Lo mismo sucede con los oídos por algo que escuchas, así como la nariz por algo que te huele mal.
Un accidente es una advertencia para que tomes conciencia de lo inútil que resulta sentirse culpable.
(Cfr. Bourbeau, L. Obedece a tu cuerpo).
- En cuanto tengas algún trastorno o enfermedad, no sólo deberás atender la causa física, sino también la metafísica.
- Una enfermedad que se prolonga y parece no tener fin significa que, con esa enfermedad, deseas ejercer tu poder sobre alguien.
- Las mismas energías que se necesitan para enfermar son las que se necesitan para sanar.
Bourbeau, L.

No hay comentarios:

Publicar un comentario