lunes, 9 de julio de 2012

Ábrete al amor


- La realización personal no existe si no somos capaces de sentirnos amados y de sentir que amamos a alguien, intensa, comprometida y desinteresadamente.
- El amor es el más puro interés por el bienestar de otra persona.
Animarnos a sentir, con honestidad, verdadero interés por lo que le suceda a otros.
- Para llegar a la meta (la autorrealización) "es imprescindible que seamos capaces de cosechar por lo menos una relación con alguien...".
- "Para mí (Jorge Bucay), el amor es la decisión sincera de crear para la persona amada un espacio de libertad tan amplio, tan amplio, como para que ella pueda elegir hacer con su vida, con sus sentimientos y con su cuerpo lo que desee, aun cuando su decisión no me guste, aun cuando su elección no me incluya".

Esta historia transcurre en la Francia de 1900, en los comienzos de un durísimo invierno.
Marie era una niña de once años que vivía en una antigua casa parisina. Desde que el frío se había hecho sentir ella empezó a quejarse de un intenso dolor en la espalda que se volvía intolerable al toser. Cuando el médico llegó a verla le dio a su madre el diagnóstico que más temía: tuberculosis.
En esa época, todavía sin antibióticos, la infección era casi una garantía de muerte. Lo único que los médicos podían hacer era recetar algunos paliativos para el dolor, cuidados generales. reposo... y fe.
- Estos pacientes, como casi todos -les dijo el profesional- tienen más posibilidades de curarse si le dan pelea a la enfermedad; si Marie dejara de luchar por su vida, moriría en algunas semanas -y luego agregó, sabiendo que era más un deseo que un pronóstico-: Estoy seguro de que si la mantenemos calientita, bien alimentada
y con muchos deseos de vivir, cuando el invierno pase, ella estará fuera de peligro y la tuberculosis será sólo un mal recuerdo.
Cuando el doctor se fue, la madre de la niña miró el calendario. Faltaban todavía dos largos meses para que llegara la primavera...
Sabiendo que ninguno de sus compañeros de clase vendría a verla, por el comprensible aunque injustificado temor al contagio, la madre fue hasta la escuelita de Marie para rogarle a la maestra a que se acercara a su casa a darle algunas clases, no tanto por el aprendizaje como por gastar algo de su tiempo de encierro y aburrimiento. La maestra le dijo que no podía hacerlo. Lo sentía, pero había cuatro
niños en el curso en la misma situación, ella no podía ocuparse de ellos, debía cuidar de los que todavía asistían a clase.
Al día siguiente, mientras colgaba guirnaldas caseras por la casa tratando de contagiar la alegría que no sentía por las fiestas, la madre vio la pálida cara de su hija y la tristeza reflejada en su expresión. Fue entonces cuando tuvo la idea. Con la ayuda de la casera, se dedicó la mañana completa a mover todos los muebles de la casa para poder Ilevar la cama de Marie junto a la ventana de la sala que daba al pequeño patio central compartido. Desde allí, pensó la madre, por lo menos verá el patiecito interior, el ciprés en el centro del jardín, las enredaderas en las paredes, las ventanas de los otros dos edificios. Seguramente, se dijo, se distraerá aunque sea viendo a la gente pasar de ida y de vuelta de sus ocupaciones o de sus compras de fin de año.
Entrado enero, el invierno se volvió más y más frío, y con ello la niña se agravó. Más de una noche un ataque de tos terminó con un vómito de sangre y la consiguiente desesperación de la pobre jovencita y de su madre.
Una mañana, al volver de las compras, la madre encontró a Marie con la mirada perdida de cara al ventanal. Nada tenia que ver ya esa niña con la Marie que ella recordaba de apenas unas semanas atrás. La madre se acercó a preguntarle cómo se sentía esa mañana y la niña le dijo que tenía mucho miedo de morirse. La madre la abrazó con fuerza sosteniendo la cabeza de su hija contra su pecho, tratando de que su hija no se diera cuenta de que lloraba. La niña señaló hacia el patio y le dijo:
- Mira, mami, ¿ves esa enredadera en la pared del edificio de enfrente? Hace semanas estaba llena de hojas, algunas más verdes, otras más amarillas. Mírala ahora qué pocas hojas le quedan. Acabo de pensar que cuando la última de las hojas de la enredadera caiga, mi vida también llegará a su fin.
- No tienes que pensar en eso -le dijo su madre, acomodando las almohadas y secándose las lágrimas de espaldas a la niña-; en primavera todas las enredaderas fabrican nuevas hojas y la vida verde vuelve a nacer.
"Pero son otras hojas...", pensó la joencita sin decirlo.
La enfermedad seguía su curso con altas y bajas, pero cada día la madre veía cómo el ánimo de la paciente decaía en la misma magnitud que su estado general.
Hasta que una manana la madre descubrió a Marie muy interesada, mirando hacia arriba por la ventana. Sin querer inurrumpir, se acercó con cuidado tratando de ver qué era lo que llamaba la atención de su hija. Se trataba de un joven pintor que, junto a su ventana en el tercer piso del edificio de enfrente, pintaba con colores vivos imágenes de Parls: Notre-Dame, Montmartre, el Moulin Rouge...
Por primera vez en muchos días, vio a Maríe entusiasmada y alegre. La madre compartía esa alegría, algo por fin habla capturado su interés, quizá ella pudiera convencer al pintor de ayudarla.
Esa misma tarde la madre cruzó al edificio y golpeó a la puerta del pintor. Cuando el joven y estrafalario pintor abrió, le contó que era la madre de una niña que vivía en la planta baja, en el edificio de enfrente, le contó de su grave enfermedad y lo que el médico había dicho.
- Lo siento mucho, señora -dijo el pintor-, pero no entiendo para qué me ha venido a contar todo esto.
- Vine a pedirle que se acerque a darle algunas clases de dibujo, o de pintura a Marie. A ella siempre le interesó el arte, ¿sabe? Si usted pudiera bajar a la casa de vez en cuando a charlar con Marie... yo, por supuesto, le pagaré lo que pida... -y con un tono de ruego terminó diciendo--: Su vida, ¿sabe?, quizá dependa en alguna medida de que usted acepte mi pedido.
No por el dinero sino por la pena que le daba la imagen de la niña que ya había visto desde la ventana, el joven artista empezó a bajar un día sí y otro también a la casa de Marie, llevando consigo algunas telas, carbones y colores para hablar de pintura y para animar a la joven a que utilizara su tiempo en cama para dibujar y pintar.
Durante las siguientes semanas creció entre ellos una extraña amistad.
Una tarde, cuando el pintor bajó a verla, Marie lloraba en su cama.
- ¿Qué sucede, ma cherie? -le preguntó.
Marie le contó de su relación con la enredadera y luego le dijo:
- Ayer cuando te fuiste, hubo mucho viento y muchas hojas se cayeron. Cuando la tormenta pasó conté las hojas que quedaban. De las miles que había entre sus ramas sólo quedan veintiocho. Y yo sé lo que eso significa: si se cayeran todas hoy mismo no habría un mañana para mi.
El pintor intentó convencer a Marie de que esa asociación era una tontería:
- La vida seguirá de todas maneras -le dijo-, no debes pensar así. Tienes que practicar las escalas de colores y dibujar las manzanas que te pedí; si no, nunca llegarás a exponer. De hecho, gracias a haber practicado mucho en mi vida me ha llegado una invitación para exponer mis pinturas en América.
- ¿Te irás? -preguntó Marie, sin querer escuchar la respuesta.
- Volveré en mayo a más tardar -le dijo el pintor-; allí, si has practicado iremos a pintar en la campiña, recorreremos los museos y te enseñaré a pintar con óleo.
-No sé si estaré cuando regreses, pintor -contestó Marie-, depende de la enredadera.
El artista, encariñado con la jovencita, la abrazó y prefirió no hablar de esa fantasía. Sólo la besó en la frente y le dejó indicaciones de qué hacer para estar ocupada hasta que él regresara.
Cuando se fue, Marie sintió como si el mundo se le derrumbara y en un negro presagio vio cómo, mientras el pintor cruzaba hacia su casa, el viento arrancaba de la enredadera tres hojas de golpe y las dejaba caer violentamente en el patio.
Desde ese día, cada mañana la niña controlaba desde su ventana la cantidad de hojas que quedaban en la enredadera... y cada mañana registraba un agudo dolor en el pecho cuando comprobaba que, durante la noche, alguna de sus acompañantes había caído para siempre.
- ¿Qué pasa, hija? -le preguntó su madre, después de una agitada y febril noche.
- Mira, mamá -dijo Marie, señalando la ventana-: sólo quedan tres hojitas: una abajo, junto al cuadro, otra en mitad de la pared y una más solita, arriba de todo, al lado de la ventana del pintor: tengo miedo, mamá.
- No te asustes -contestó la madre, con una convicción que no tenía-, esas hojitas van a aguantar; son las más fuertes, ¿entiendes? Sólo faltan dos semanas para que llegue la primavera.
La mirada divertida de Marie se volvió la oscura expresión de un obsesivo control de las pobres tres hojitas. Y una noche de febrero, en medio de una feroz tormenta de viento y lluvia, la hoja del medio se soltó de su amarra y voló lejos. Marie no dijo nada, pero redobló sus rezos para pedirle al buen Dios que protegiera a sus hojitas.
- Mamá -gritó una mañana-, mamá, ven.
- ¿Qué pasa, hija?
- Queda sólo una, mami, sólo una. La de abajo del todo se cayó anoche. Me voy a morir, mami, me voy a morir. Por favor, abrázame, tengo miedo, mamita. Mucho miedo.
- Hay que tener fe, hijita -dijo la madre tragando saliva y reprimiendo el llanto de su propio miedo-. Además. faltan pocos días para la primavera y todavía queda una hoja. Es la hoja campeona, ¿sabes?
- Sí, pero hace un rato la vi temblar... Tápame, mamá, tengo frío.
La madre la arropó con sus mantas y salió por unos paños fríos. La niña tenía mucha fiebre.
Cada momento que Marie estaba despierta miraba por la ventana la única hoja que todavía resistía. En la punta de la enredadera, la pequeña hoja marrón verdoso se aferraba solitaria a su base, y la niña, al verla, cruzaba instintivammte los dedos pidiéndole internamente que resistiera para que ella también pudiera salvarse.
Y la hoja resistía. 
Nieve, lluvia y viento. 
Pasaron los días y la hoja aguantó...
Hasta que un día, mientras Marie miraba su esperanza, vio que un rayo de sol iluminaba la hoja, y descubrió que a su Iado y más abajo en la mredadera pequeños botones verdes habían empezado a aparecer.
-Mami, mami, Ia hojd ha resistido, llegó la primavera, mami. ¿No es maravilloso?
La madre corrió junto a su hija y la abrazó con lágrimas en los ojos. Ella no estaba pensando en la enredadera sino en su hija que también se habla salvado.
- Sí, hija, es maravilloso.
Pasaron los días y la niña comenzó muy despacio a recuperar sus fuerzas.
En la primera salida a la calle que el médico autorizó, Marie corrió al edificio de enfrente para preguntar por su amigo el pintor.
La casera se sorprendió al verla, quizá porque no era habitual que alguien sobreviviera a la tuberculosis.
- Me alegro de que estés bien -le dijo mientras la besaba con sincera alegría-; tu amigo todavía no vuelve, pero me ha asegurado que en unas semanas lo tendremos por aquí. Mandó esto para ti.
Y remetiendo Ia mano en su escote le alargó una carta para ella:
PARA ENTREGAR A MI AMIGA MARIE.
"Hola, Marie:
Tal como ves, todo ha pasado.
Para cuando leas esto faltarán días para retomar nuestras clases de pintura.
Yo he comprado nuevos colores y pinceles; así que quiero regalarte los que fueron míos.
Dile a la casera que te abra mi apartamento y Ilévate mis cosas.
Practica mucho. recuerda las manzanas... y las escalas de colores".
La niña saltaba de alegría. Después de pedirle la llave a la casera subió a la pequeña buhardilla por sus pinturas.
Una vez allí, se acercó a recoger el atril que estaba como siempre junto a la ventana. Mirando hacia afuera vio, desde arriba, su propia cama en el edificio de enfrente.
Sin pensarlo, Marie abrió la ventana e instintivamente buscó a su amiga la hoja heroica, la que aguantó todo, la más fuerte de todas las hojas...
Y la vio.
Allí estaba en la pared, a un costado, muy cerca del marco de madera de la ventana.
Allí estaba. Pero no era una hoja verdadera, era una hoja que había
pintado en el ladrillo su amigo el pintor...
Jorge Bucay

No hay comentarios:

Publicar un comentario