miércoles, 17 de octubre de 2012

Escucha Experiencial


Tú tienes derecho a tener expectativas acerca de mí.
Tienes derecho a esperar que te ayude
o que te aplauda
o que te adivine el pensamiento.

Pero lo que tú esperes de mí,
te pertenece a tí.
Y así puedo verlo,
como algo tuyo.
Y como algo tuyo
puedo aceptarlo.

Por mi parte, lo que yo puedo hacer
es escucharte con respeto, atención y empatía.
Y escucharte de esta manera
no significa adhesión,
no significa que apruebo,
que estoy de acuerdo.

Significa algo mucho más importante.
Significa que puedo entrar en tu mundo
y entenderlo tal como existe para ti.
Michel, S. y Chávez, R.
El espacio protegido del diálogo
pp. 44-45

No hay comentarios:

Publicar un comentario