sábado, 23 de febrero de 2013

Conformidad


Se cuenta que cuatro almas buenas acudían insistentemente a Dios para hacerle distintas peticiones una y otra vez.
Un día, Dios les dijo: "Bien, cada una va a pedir una cosa, la que más desee, y se la concederé".
Una le habló inmediatamente: "Quiero ser rica para tener todo lo que siempre he querido poseer".
Otra le dijo: "Quiero viajar por el mundo entero, conocer muchas gentes y que me conozcan a mi".
Otra dijo: "Quiero tener dinero y fama, y que todos los que me conocen me envidien".
La cuarta no pedía nada...
Por fin, a petición de Dios, se decidió y dijo: "Quiero ser feliz en cualquier situación, con dinero o sin él, con fama o sin ella, con poder y conocimientos o sin ellos. Quiero tener armonía y paz en mi alma sea cual sea la situación que me toque vivir".

No hay comentarios:

Publicar un comentario