martes, 2 de abril de 2013

Terapia de Reconstrucción Experiencial, Etapas del modelo


- "Proponemos, a modo de analogía, la imagen de una cajonera en cuya estructura molecular profunda se encuentran la teoría de la personalidad de los Potenciales de Experiencia de Alvin Mahrer y en su estructura más externa el Enfoque General de Procesamiento de la Información. En dicha cajonera existen cinco cajones (cinco como los elementos del sacramento cristiano de la confesión, página 16) donde caben -o pueden caber- prácticamente todos las herramientas terapéuticas, desde los más académicos hasta los más esotéricos" (20).

Sus etapas son ERRRE, a saber:
1. EXPLORACIÓN (capítulo 5, cfr. ficha).
El producto esencial de esta etapa es el clima de SEGURIDAD PSICOLÓGICA con las tres condiciones de ROGERS: empatía, congruencia y aceptación incondicional.
Explorar o acompañar implica entrar en el marco de referencia de la otra persona, renunciando a las propias teorías y preconcepciones.
Cuando el facilitador ha sido capaz de entender y acompañar la experiencia de un cliente "explorardor de sí mismo", éste pasará a la siguiente etapa, la de "reconstructor".
2. RECONSTRUCCIÓN.
El objetivo es que el cliente llegue a resignificar su percepción interna de sus experiencias originales o pasadas que permanecen latentes contaminando la percepción presente. Para ello se requiere tocar de manera vivencial -con el hemisferio derecho-. Para Mahrer el "experienciar" es el elemento clave del cambio terapéutico.
"Hablar de" o la sola comprensión intelectual no modifican ni la respuesta emocional ni el comportamiento reactivo.
Mientras no se acceda a la experiencia en su intensidad emocional original, mientras no se reviva, mientras no se conecte, o se reconstruya vivencialmente, no es posible el cambio de patrones automáticos disfuncionales.
En términos operacionales se evoca con todos los elementos sensoriales posibles (visuales, auditivos, olfativos, kinestésicos, etc.) las experiencias, usualmente de alta intensidad emocional, donde se llevó a cabo un aprendizaje disfuncional.
3. REDECISIÓN.
La persona decide si desea seguir "ganando lo que gana a pesar de perder lo que pierde" al utilizar su respectivo mapa de la realidad o paradigma.
El modelo considera que la persona es adulta y capaz de enfrentar su vida.
Creemos que la persona posee un espacio profundamente inteligente, en algún lugar de su conciencia, que busca el desarrollo de su potencial. Un espacio que promueve la liberación de los vínculos opresores, cuando las condiciones se dan.
4. RECONCILIACIÓN.
Cuando la persona ha sido escuchada y respetada desde su marco de referencia, el mensaje ha sido de aceptación, de aprecio incondicional, con su historia, su proceso, sus recursos, sus decisiones.
No se busca que la persona cambie para poder ofrecerle el aprecio, se trata de que él se acepte profundamente, ahí donde está, a pesar de la invalidación exterior.
Un reto de la persona será ir modificando aspectos o patrones que son autodetructivos, pero lo verdaderamente desgastante es enfrentar, el autorechazo y el autocastigo al "no ser como debería ser". Cuando la persona decide invertir esa energía en integrar y aceptarse tal como es, entonces el flujo de la experiencia de cambio ocurre con paradógica fluidez.
5. ENSAYO.
La persona ha descubierto elementos y recursos para poner en acción. Se sabe capaz y aunque ocurrieran pequeñas caídas, el nuevo recurso pasará a formar parte de su repertorio, gracias a la ampliación de conciencia donde se encontró.

CATARSIS
"Sacar afuera" es la condición que muchos expertos promueven como la clave de la terapia y por otra parte, la incapacidad de expresar sentimientos incómodos se relaciona con la aparición de enfermedades terminales.
En la Terapia de Reconstrucción Experiencial se promueve la expansión aunque no se desconoce el aporte del psicoanálisis con la asociación libre, sobre todo en la etapa de la reconstrucción.
Sergio Michel y Rosario Chávez

No hay comentarios:

Publicar un comentario